#Opinión / Una carta envenenada: POR: ABELARDO DE LA ESPRIELLA La carta de Santos a Uribe era