Con cabeza fría (I): POR: ABELARDO DE LA ESPRIELLA El acuerdo alcanzado en La Habana entre