Con cabeza fría IV: Por: Abelardo De La Espriella. abdelaespriella@lawyersenterprise.com ¿Quién no quiere una paz estable