“Los cortesanos de la Corte”: Por: Abelardo De La Espriella – Sin asomo de vergüenza y con