El desastre de Córdoba y la “mermelada”: No incurriré en la equivocación de aseverar aquí que la podredumbre que