[horizontal_news]

Empresa chilena acaba con fuentes hídricas en Córdoba y aplica tala rasa (I)

Por Toño Sánchez Jr. [su_spacer size=”30″]

La empresa chilena Reforestadora del Sinú – Sucursal Colombia se ha dado a la tarea de acabar en Valencia, Córdoba, con los bosques nativos a punta de tala rasa y quema indiscriminada de toda la cobertura vegetal, y poner en riesgo fuentes hídricas en donde están asentadas siete veredas. [su_spacer size=”30″]

Su última acción criminal tuvo lugar en el predio llamado ‘Linares’, en comprensión del Corregimiento de Villanueva, en Jurisdicción del municipio de Valencia, al sur de Córdoba. Zona azotada por todos los fenómenos de violencia y que hoy en día son sujetos de reparación. [su_spacer size=”30″]

Todo pareciera indicar que un sino trágico persiguiera a estas comunidades, los agresores de hoy no portan un AK-47, un Galil, un R-15 o un viejo G-3; sus nuevos ‘fierros’ son amparados con las hipócritas y torticeras disposiciones ‘legales’ del Gobierno Central en materia de explotación forestal que se le permite a extranjeros. Quienes, ‘armados’ con estos ‘permisos’, llegan con sus nuevas motosierras al hombro, esta vez no para descuartizar personas, sino para acabar con todos los bosques nativos que están en las tierras que adquirieron. Nada les importa la fauna, los reservorios de agua ni las comunidades. Pareciera que con su actuar lo que pretendieran es que las comunidades se desplacen y los dejen “solos en la plaza”, como dirían los amantes de las corralejas. No me cabe duda que estamos ante una novedosa forma de desplazamiento, orquestada por taladores chilenos profesionales. Y esto no es nuevo en Suramérica, solo basta con mirar en Brasil los asesinatos que ha habido por la explotación de la tierra para robársela y convertirla en grandes campos de reforestación sin control. [su_spacer size=”30″]

De no ser por la valiente denuncia del Alcalde de Valencia, José Ignacio Gómez Ramos, instaurada el 7 de abril de 2017, ante el Director de la Corporación Autónoma y Regional de los Valles del Sinú y San Jorge – CVS, Jose Fernando Tirado Hernández, y la rápida reacción de esta entidad ambiental, hoy los moradores de las veredas Pescado Medio, Las Cruces, La Quebrada, El Zorro, Pescado Abajo, El Perro y Villanueva hubiesen desaparecido. [su_spacer size=”30″]

Los presidentes de las Juntas de Acción Comunal, JAC, de estas veredas organizaron un paro para protestar por la tala rasa, los incendios provocados y el riesgo de la reserva hídrica que los amenaza por parte de la taladora chilena llamada oficialmente Reforestadora del Sinú. El incendio indiscriminado, provocado por la empresa chilena en mención, afectó “un área aproximada de 400 hectáreas”, según la denuncia del Alcalde de Valencia radicada ante la CVS. [su_spacer size=”30″]

Para calmar a los habitantes de estas veredas el alcalde José Ignacio Gómez Ramos se comprometió a solicitar una urgente reunión con las directivas de la CVS, en donde tengan presencia los líderes comunales de los caseríos afectados. Reunión que solicita el alcalde por medio de oficio con número de radicado 1945 del 7 de abril de 2017, allí pide también a la CVS que se tomen urgentes medidas cautelares para salvar el reservorio de agua. [su_spacer size=”30″]

Es así como el 11 de abril de 2017 el director de la CAR CVS, José Fernando Tirado, se desplaza a la zona rural de Valencia, Córdoba, junto con todo su equipo, integrado por: Rubiela Pérez Cordero, secretaria general; Albeiro Arrieta López, subdirector de Gestión Ambiental; y los profesionales especializados y universitarios, Rafael Espinosa Forero, Rafael Solano Lobo, Manuel Horacio Coneo, Carlos de la Barrera y Carlos Buelvas. Los acompañó también el Alcalde de Valencia y su Secretario de Gobierno, al igual que la Policía Ambiental Nacional. Entre los elementos que llevan para desarrollar su inspección no faltó un Dron para hacer fotos y videos aéreos. [su_spacer size=”30″]

A esta visita fue invitado el representante legal de la empresa ‘deforestadora’ (no me he equivocado), José Miguel Echeverría Vergara, pero quien no asistió ni se excusó. [su_spacer size=”30″]

La comisión investigadora llegó al predio rural incendiado, que se llama ‘Viva Dios’, guiados por la comunidad, en donde se estaba presentando la tala de árboles y de rastrojos altos. Evidencia fotográfica muestra que entre las especias taladas están: Mango (Mangifera Índica), Mamón (Meliccoca Bijuga), Roble (Tabebuia Rosea), Camajón (Sterculia Apetala), Teca (Tectona Grandis), Orejero (Enterolobium Cyclocarpium), Tamarindo (Tamarindus Índica), Jobo (Trichila Hirta), Mora (Maclura Tintoria), Palma de Corozo (Scheelea Butyracea), San Gregao (Croton Sp). [su_spacer size=”30″]

“En el recorrido de campo se verificó la existencia de un espejo de agua (Represa) que suministra el agua a los habitantes de la vereda Los Pescados a través de un acueducto y según los habitantes esta puede ser afectada por la quema se está realizando a sus alrededores, principalmente en la parte superior (alta) de la pendiente en donde se pudo evidenciar el desmonte de la cobertura vegetal en uno de los sectores del predio en donde se ubica el cuerpo de agua y que esta acción tendrá efectos negativos sobre el medio por la pérdida de la cobertura vegetal, desprotección de los suelos y del medio colindante y arrastre de los mismos por la erosión que se depositarían en el cuerpo de agua, lo que aumentaría la sedimentación en el espejo de agua, disminuyendo así el volumen de agua por sedimentación y evaporación, que afectaría de una manera severa al entorno y la comunidad por el bajo nivel de la represa”, así dice una parte del informe de las observaciones de campo realizadas. [su_spacer size=”30″]

No hay duda que el incendio provocado por esta chilena empresa ‘deforestadora’ también acabó toda la cobertura vegetal definida como rastrojo medio y alto, y vegetación arbórea como la palma amarga (Sabal Mauritiiformis) por donde recorre la quebrada Los Pescados. [su_spacer size=”30″]

La comisión investigadora también pudo constatar la existencia de “una plantación artificial con árboles de la especie introducida Eucalipto (Eucaliptus Camandulencis), en estado juvenil, no más de dos años, los que no fueron tocados por el fuego (¡!) y permanecen en pie”. (Las negrillas, el subrayado y el signo de admiración son míos). [su_spacer size=”30″]

“La especie introducida Eucalipto es catalogada como de alto riesgo de invasión, llegando a inhibir el crecimiento de otras especies vegetales nativas, dato tomado del Instituto Alexander Von Humboldt”. [su_spacer size=”30″]

Cabe resaltar un dato histórico de esta región afectada. Los moradores aseguraron que estas tierras en un reciente pasado se las prestaban para cosechas de pan coger para su subsistencia. Con la llegada de los chilenos todo esto se acabó. [su_spacer size=”30″]

No podemos olvidar que con el incendio o quema provocada o quema controlada se afectó de manera irreparable la fauna asociada al área incendiada, en donde coexistían aves, mamíferos, reptiles, aves y microorganismos que están en el suelo y subsuelo. [su_spacer size=”30″]

Lo cierto es que, “la CVS no ha otorgado permiso de aprovechamiento forestal en predios de propiedad de la empresa Reforestadora del Sinú, para la tala rasa de la zona intervenida, ni esta, a la fecha ha presentado plan de ahuyentamiento, salvamento y reubicación de fauna silvestre”, reza en su informe la CVS. [su_spacer size=”30″]

Lo hecho por esta empresa chilena no es una simple quema controlada, su acción ha ocasionado “la pérdida de gran cantidad de individuos de especies vegetales nativas de rastrojo medio y alto, se produjo la muerte y desplazamiento de la fauna asociada a este tipo de ecosistemas. Todo eso aumenta la fragmentación de los ecosistemas y por lo tanto la estructura poblacional y genética de las especies”, afirma la CVS. [su_spacer size=”30″]

Pero las advertencias de la CVS van mucho más allá. [su_spacer size=”30″]

“Debido a la pérdida de la cobertura vegetal en el área intervenida el suelo perdió su sistema de protección natural por lo que se expone directamente a los efectos del viento y del agua aumentando la erosión, los procesos de desertificación y disminuyendo su capacidad productiva ya que la ausencia de vegetación disminuye la velocidad de la caída de las aguas lluvias y la velocidad de los vientos, incrementando la sedimentación de los cauces de los cuerpos hídricos de la zona”. [su_spacer size=”30″]

“La tala y posterior incineración de las coberturas vegetales naturales, además de su afectación directa a la fauna, flora, suelo y cuerpos de agua, también afecta la calidad del aire, ya que se incrementa la proporción de dióxido de carbono (CO2), que es liberado a la atmosfera en el área, modificando las condiciones bióticas y contribuyendo al cambio climático”. [su_spacer size=”30″]

Lo cierto es que estos nuevos taladores y depredadores chilenos dicen que tienen un permiso del Gobierno Nacional que les da ‘licencia’ para hacer lo que les venga en gana. [su_spacer size=”30″]

Por esta razón el representante legal de la Reforestadora del Sinú – Sucursal Colombia, NIT No 900390425-3, José Miguel Echavarría Vergara, identificado con el pasaporte No 13.605.880 – 0 se jacta de restregarle a la CAR CVS, por medio de sus escritos a esta corporación, que ellos no necesitan de ningún tipo de permiso. [su_spacer size=”30″]

Lo que está claro es que esta empresa chilena de ‘deforestación’ que opera en Córdoba hace lo que le viene en gana. Ya que en febrero de 2013 hizo algo peor y hoy todo está en manos del Tribunal Administrativo de Córdoba, que inexplicablemente no ha querido fallar. Investigación que estuvo ‘engavetada’. [su_spacer size=”30″]

Pero esta historia de lo que hicieron, también en Valencia, Córdoba, se las contaré el lunes 1 de mayo de 2017. Porque en cuestiones de bandidaje nosotros no cerramos, ni los lunes festivos ni los primero de mayo. Yo veo que los bandidos no cierran los 365 días del año, por qué lo vamos hacer nosotros! [su_spacer size=”30″]

@tonsanjr // www.monteriradio38grados.com [su_spacer size=”30″]

[su_spacer size=”30″]

[su_spacer size=”30″]

[su_spacer size=”30″]

[su_spacer size=”30″]