[horizontal_news]

Los futuros ‘banqueros’ de la muerte

Por: Toño Sánchez Jr.

No entiendo por qué siempre se ha querido ocultar que quienes enseñaron los beneficios del negocio del narcotráfico a las Farc fueron los guerrilleros del Epl. La enseñanza se dio cuando hicieron aquella trinca criminal llamada Coordinadora Nacional Guerrillera – Simón Bolívar’. Fue allí donde las Farc quedan anonadadas con el billete que manejaban sus ‘colegas’ con el traqueteo. Tiempo después, es de conocimiento público, así moleste a muchos ‘farianos’ de civil, que las Farc se quedaron con el negocio de la coca en muchas partes del país. Hoy, son las bandas al margen de la ley las que han dado cátedra de cómo invertir el dinero de la coca.

En estos días la discusión es por todo el billete que manejan las Farc y que mucho está enterrado. Y esto de enterrar o encaletar el dinero producto del narcotráfico no es algo exclusivo de la guerrilla. Todos los narcos lo hacen, mientras logran lavarlos en los mercados financieros o ‘invertirlos’ en diferentes sectores de la economía, como por ejemplo el de la construcción, inmobiliario, cambio de divisas, casinos, etc. El dinero, esté o no enterrado, alguien le sacará utilidad.

Con la muerte de muchos comandantes poderosos de las Farc, como la de Jojoy, se acabó con una férrea verticalidad de mando en este grupo. Muchos comandantes de frentes se dedicaron exclusivamente a financiarse con el narcotráfico. No podemos olvidar al ‘Negro Acacio’, ‘Urías’, ‘El Paisa’, ‘Martín Caballero’, ‘El Manteco’, algunos de estos muertos y otros vivos, fueron quienes se convirtieron en socios de los narcos. Y como en toda empresa criminal, hay unas utilidades, en millones de dólares que debían y deben repartirse.

Muchos de esos millones de dólares fueron enterrados mientras llegan los ‘asesores’ que los van a lavar o blanquear. En este punto me acuerdo que al Caguán fue el presidente de Wall Street. Me cuesta creer que estuvo allá para hablar con los jefes guerrilleros del Medio Ambiente. Y es que para el Liberalismo Económico todo capital tiene que generar utilidades y ganancias, así sea una mano invisible la que lo mueva. Esa misma mano es la que hace que el dinero se reproduzca y se introduzca en el mercado.

La dinámica capitalista hace que inexorablemente estos capitales entren a la economía. Esto no debe escandalizarnos. Yo jamás he creído que los miles de millones de dólares que maneja el narcotráfico en Colombia se blanquean en La Rica, un pueblito de Puerto Libertador en Córdoba, o en Repelón, Atlántico. Se lavan en los más exclusivos mercados financieros de este país.

Pero mucha parte de ese dinero de las Farc, por la razón que sea, no se va a lavar en estos sectores. Irán a parar al negocio que está de moda en los estrados uno, dos y tres de Colombia (más de 40 millones de personas), y que es la nueva forma de esclavitud: Los ‘pagadiarios’, en donde se presta al 20 y 30% diario. Ya se conoce de personas de altos estratos que tienen parte de su dinero en este infame sector subnormal de la economía. (Disculpen que escriba de estratos, pero este país nos estratificó para humillarnos más).

La ilegalización en este país lo que ha hecho es que los ilegales se enriquezcan de manera rápida e impune a costa de la llamada ‘Guerra contra las drogas’.

Pero sigamos, con gran parte del dinero de las Farc metido en los ‘pagadiarios’ se generará algún sisma en el sector financiero legal de Colombia. Recuerden cómo los preocupó DMG. Yo creo que lo que se avecina será peor y debe preocupar a los grandes banqueros.

No sé si en el ‘interior’ de este país saben cómo se cobra a diario este billete. Muchas veces es a sangre y fuego. Y tampoco creo que se imaginen el fenotipo de los personajes que se encargan del recaudo. Decenas han sido los muertos, por citar un caso, en Córdoba por este neoesclavismo.

Sé de personas deudoras que están tan “a gusto” con estos préstamos, que prefieren seguir esclavizadas a realizar un préstamo legal para recoger al ‘pagadiario’. Hay ejemplos de mercados públicos enteros, en la Región Caribe, que no se atreven a salirse de la cadena. Se pueden imaginar el temor que sentirán cuando los farianos se apropien del ‘negocio’?

Pero los capitalistas son tan jodidos, que muchas veces son como el ratón y el gato. Que hacen uniones temporales o alianzas estratégicas, para ir los dos por el queso. @tonsanjr // ansanjr@hotmail.com