[horizontal_news]

“Mi padre pidió perdón por su error”: hijo de colombiano ejecutado en China

Juan José Herrera narró que pudo hablar con su padre, Ismael Enrique Arciniegas, horas antes de que le aplicaran la inyección letal. “Nos pidió que no lo lloráramos”, narró.[su_spacer size=”30″]

Ismael Arciniegas, el colombiano ejecutado la noche de este lunes en China por posesión y tráfico de drogas, le pidió perdón por su error a su familia, narró este martes su hijo Juan José Herrera.[su_spacer size=”30″]

En diálogo con Caracol, Herrera, quien habló unas horas antes de que a su padre le aplicaran la inyección letal, declaró además que Arciniegas murió tranquilo y le dijo que no lo lloraran.[su_spacer size=”30″]

“Me voy feliz, no me lloren”, le repitió a su hijo, de acuerdo con la entrevista concedida a la cadena radial.[su_spacer size=”30″]

Herrera, de oficio tatuador y quien vive en Cali con su madre de 75 años, sostuvo además que Arciniegas “se fue feliz”. [su_spacer size=”30″]

“La condena a muerte es dura y fue el producto de la avaricia, de contagiarse por la ostentosidad de los narcotraficantes, la cual seduce a cualquier persona por más honesta que sea”, declaró Herrera.[su_spacer size=”30″]

“Le tocó para sacar adelante a su familia hacer una cosa como esta. Nadie se va por gusto a un lugar donde sabe que le pueden quitar su vida”, aseguró en medio del llanto.[su_spacer size=”30″]

Añadió que su padre fue muy consciente de su error hasta el último momento. “Siempre enfrentó su pena, nunca huyó, nunca dijo no lo hice”, recordó.[su_spacer size=”30″]

También se refirió a las condiciones deplorables en las que transcurría el día a día de su papá. Contó que lo permanecía amarrado a la cama de su celda y que cada tres días aseaban el sanitario.[su_spacer size=”30″]

Vía El Heraldo – [su_spacer size=”30″]