[horizontal_news]

Señor vicepresidente, unos minutos

Por: Toño Sánchez Jr. [su_spacer size=”30″] [/su_spacer]

A los cordobeses los arrodilló la guerrilla, pero la crrupción los ha postrado y anestesiado. [su_spacer size=”30″] [/su_spacer]

Hoy están en Montería el vicepresidente Francisco Santos y Juan Camilo Nariño, este último en reemplazo del ex-zar anticorrupción Germán Cardona, para presidir el Primer Consejo Comunal Anticorrupción. [su_spacer size=”30″] [/su_spacer]

Señor Vicepresidente, los periodistas que lo conocemos esperamos que sea tan enérgico contra la corrupción como lo era en la sala de redacción de El Tiempo cuando se olfateaba una noticia. [su_spacer size=”30″] [/su_spacer]

Aquí es la única parte del país donde los alcaldes no contestan los Derechos de Petición. El del municipio de San Carlos, donde el Presidente Álvaro Uribe paga los impuestos por su finca, se da el lujo de pedir 6 millones de pesos para contestarlo. Un veedor en Lorica es asesinado, capturan a los presuntos autores materiales y uno de ellos queda en libertad porque dejaron vencer los términos, y no pasa nada. Sólo un simple traslado, como si en el nuevo sitio no fueran a dejar vencer otros casos. [su_spacer size=”30″] [/su_spacer]

Aquí hay corregimientos en donde los niños no conocen el hielo ni a Batman ni a Las Chicas Superpoderosas ni a Bob El Constructor. Nunca les ha llegado la energía eléctrica. Pero el municipio recibe millones para electrificación. [su_spacer size=”30″] [/su_spacer]

Aquí se roban sin contemplaciones lo que se conoce como Plan de Atención Básica. Hasta hay varios muertos por ello. Hoy se pagan con el PAB letrinas, alianzas políticas, adhesiones y cuñas radiales. Aquí se han asaltado el Régimen Subsidiado. Ex alcalde que se respete tiene o es socio de una IPS. [su_spacer size=”30″] [/su_spacer]

Y para remate, muchos miembros de Autodefensas, que actúan en la mayoría de las veces a espaldas de sus comandantes, se asocian con funcionarios municipales para asaltarse el erario público. Algunas veces los servidores estatales se hacen ver en sitios públicos de ‘urbanos paras’ para infundirle un vedado temor a los ciudadanos. [su_spacer size=”30″] [/su_spacer]

Los cordobeses están cansados de tanto denunciar y ver que no pasa nada con los ladrones del Estado. Se le ha vendido a los colombianos el cuento que no se puede atacar la corrupción porque la ciudadanía no denuncia. Ese argumento está revaluado. Lo que pasa es que los organismos de control, vigilancia e investigación no han escapado a ese largo brazo de la corrupción. [su_spacer size=”30″] [/su_spacer]

Por ejemplo, cambian al Fiscal General y algunas cabezas visibles, pero en los cargos medios quedan muchas fichas clave de algunos políticos, contratistas, congresistas y bandidos. [su_spacer size=”30″] [/su_spacer]

Pero aquí no podemos culpar de todo a los funcionarios. Ya que cuando empieza la investigación, el superior del empleado no soporta una llamada de su patrón político. Lo cual termina en preclusión, archivo o despido. [su_spacer size=”30″] [/su_spacer]

La corrupción jamás y nunca debe ser querellable. De oficio la deben investigar. No se puede continuar responsabilizando a los ciudadanos por no denunciar. [su_spacer size=”30″] [/su_spacer]

Lo invito señor Vicepresidente a que revise los expedientes en Córdoba, todos están llenos de recortes de periódicos. Y nos han vendido el cuento de que los periodistas somos chismosos. ¿O es que aquí se abren investigaciones por chismes? ¿dónde están los investigadores? [su_spacer size=”30″] [/su_spacer]

Señor Vicepresidente, por eso pedimos que su oficina sea dotada con más poderes y hasta funciones de Policía Judicial. Confiamos, sin ninguna duda, que en sus manos este grave problema será atacado sin contemplaciones. Los cordobeses no quieren más show anticorrupción sino resultados. Como tampoco cacería de brujas y chivos expiatorios. [su_spacer size=”30″] [/su_spacer]

Hace varios años la Procuraduría General de la Nación, al mando de Jaime Bernal Cuéllar, convocó, con mucha fanfarria, a todos los cordobeses a lo que se denominó: Audiencia Anticorrupción. A todos los metieron en el coliseo “Happy” Lora. Allí en medio de los nauseabundos olores de los baños del escenario empezó lo que fue una burla. Fueron cientos de documentos que se llevaron el Procurador y Contralor, pero ningún funcionario de Córdoba fue llamado siquiera a descargos. [su_spacer size=”30″] [/su_spacer]

Tomado del libro ‘Que Conste’ (Primera y única edición de 2004). Páginas 134, 134 y 135. [su_spacer size=”30″] [/su_spacer]

[su_spacer size=”30″] [/su_spacer]

[su_spacer size=”30″] [/su_spacer]