Al hospital de Valencia, Comfacor le arrebató los afiliados y hasta el servicio de farmacia y se los entregó a un privado.

Carlos Sejín, gerente del hospital Sagrado Corazón de Jesús del municipio de Valencia, Córdoba,  denunció que la EPS-Comfacor, además de fraccionarles los afiliados les quitó el servicio de farmacia para entregárselos a empresas privadas que no reúnen las condiciones.

“Cometieron con el hospital una arbitrariedad. Tenemos 7.300 afiliados y a finales de 2017 les quitaron el servicio de farmacia a la cooperativa de hospitales de Córdoba que vienen funcionando bien para entregarle esa función a un privado. Y hace una semana nos notificaron y se lo dieron a un privado.

Relató que el pasado 18 de enero, la EPS-Comfacor le envió una base de datos quitándoles los pacientes de medicina general, odontología y laboratorio clínico. Agregó que a los afiliados no les informaron y los entregaron a una empresa privada con limitaciones logísticas para ser bien atendidos los pacientes.

Denunció ante la delegada de la Supersalud, Nuvia Torres, y con presencia del asesor de la EPS-Comfacor, Carlos Franco, que después de quitarle afiliados, le entregaron al privado los servicios que no tienen glosas y lo más difícil como urgencias, hospitalización y programas de Promoción y Prevención De La Salud, se los dejaron al Hospital.

“Mejor dicho le dejaron la pulpa al privado”, expresó.

Denunció que esta IPS no tiene puestos de salud en la zona rural y se preguntó ¿entonces como van hacer los afiliados de Guadual, San Rafel, etc para recibir esos servicios?.

“Aquí no hubo planeación, ni organización…ellos lo que están haciendo es como un negocio en Córdoba. Comfacor está lesionando los intereses de los hospitales públicos y de la comunidad, afectando la continuidad, acceso e integralidad de los servicios”, puntualizó.

Compartir

Google+ Pinterest