Así cazaron y ‘triangularon’ a Edwin Besaile

Por: Toño Sánchez Jr.

¡En este país no existe la palabra ‘Justicia’!

Lo que existe es la ‘Justicia’ vengativa, la ‘Justicia’ politiquera, la ‘Justicia’ de la retaliación, la ‘Justicia’ del desquite, la ‘Justicia’ que te castiga por ser provinciano, por ser del Caribe, y la que te condena, a como dé lugar, por ser cordobés.

Hace unos años dos congresistas de Córdoba, Bernardo Elías Vidal y Edwin Besaile Fayad, fueron escogidos por la prensa bogotana como los engendros del mal y la corrupción. Pero qué vaina de curiosa, lo hicieron después de que estos dos políticos cordobeses le pusieron cientos de miles de votos al Presidente Juan Manuel Santos Calderón, el mismo que los enrriqueció [A los periodistas y medios bogotanos] con multimillonarios contratos de publicidad estatal.

Todo hizo parte de un guion perversamente dirigido desde Bogotá.

¡Que quede CLARO desde ya! Esto no quiere decir que estos dos políticos de Córdoba no tengan que responder ante la justicia por sus actuaciones.

La cuestión es que a Bernardo Elías le cayeron por Odebrecht y hasta la fecha, la multinacional más corrupta del mundo, en Colombia, solo hizo negocios con un aparecido congresista de provincia. Al cual le han atribuido un poder que jamás un costeño ha podido tener políticamente en Bogotá.

No fue que este congresista, ya detenido, anunciara que iba a contar la verdad, para que lo mandaran a una mazmorra de la cárcel La Picota, violando una disposición de la Corte Suprema de Justicia. Elías calló y hoy lo tienen intimidado con más delitos que no ha cometido y muchos años de cárcel, como se atreva a decir lo que sabe.

Mientras tanto, los medios bogotanos, en especial el del banquero, todos los días le caían a Elías y a Otto Bula, a este último lo mostraban como un vendedor de queso de Sahagún que negoció todos los contratos de Odebrecht, pero ignoraban Navelena y los socios de esta… y los abogados.

Pero la estrategia de demolición no podía quedarse solo en Elías Vidal y Otto Bula, había que extenderla a Musa Besaile. Razón por la cual los medios capitalinos tuvieron que recorrer ‘la milla de más’, que tuvo que arrojarles una ‘comisión de éxito’.

Con Musa Besaile el ataque fue más fácil. Solo hubo que ‘triangular’ y cazar a su hermano, Edwin Besaile, Gobernador de Córdoba, cuando aquel cometió la infame osadía de anunciar que iba a contar todo lo que sabía.

Funcionarios serios de estas tres dependencias [Procuraduría-Fiscalía-Contraloría] aseguran que desde la Procuraduría General de la Nación se comenzó a orquestar una ‘triangulación’ –Procuraduría, Fiscalía y Contraloría- para caerle a Edwin Besaile, en el sentido de que si podía librarse de una, la otra le caía con todo. Por donde llegase a moverse Edwin Besaile, un tigre se lo iba a comer… y se lo están devorando.

El ‘súper honesto’ Procurador, Fernando Carrillo, el mismo que ignora el robo a Comfacor y que pone a Viceprocuradores y Procuradores Departamentales a cobrar cuentas de carteles de la salud, como el de las Terapias en Córdoba, se dio a la tarea de cazar a Edwin Besaile. El mismo Procurador que ignora cómo se roban los contratos de vías concesionadas que pasan por Córdoba (San Pelayo – Santa Lucía – Las Cruces) o (Montería – Sincelejo de Autopistas de La Sabana, que empezó en 240 mil millones y va en UN BILLÓN de pesos y es un ‘mocho’ de doble calzada) o (El Viajano – San Marcos – Achí).. El mismo que no se pronuncia como en la Zona Costanera de Córdoba el narcotráfico ha acabado con el Medio Ambiente. El mismo que no investiga a los fiscales que han enredado el proceso del asesinato de Jairo Zapa, al parecer con el fin de dejar en libertad a los asesinos.

Ese mismo ‘prohombre de la honestidad, Carrillo, le abrió varios procesos a Edwin Besaile para ‘asegurarlo’. El primero fue por Hemofilia, ya que desde la Secretaria de Salud Departamental hicieron un pago por más de mil 500 millones. Allí lo suspende por tres meses y después prorroga la misma por tres más. Aquí hay que precisar que desde el 2006 la Asamblea Departamental, por medio de la Ordenanza No 06, en su Artículo 94 le dio una libertad total a la Secretaría de Salud de Córdoba para contratar y pagar. Al punto que podríamos decir que esta Secretaría es una Gobernación dentro de la misma Gobernación.

Esta desconcentración y autonomía puede venir por la Constitución, una Ley o una Ordenanza, aquí vino por esta última, esto quiere decir que cuando Edwin Besaile llegó a la Gobernación, ya esta Secretaría era una dependencia totalmente desconcentrada y autónoma. Al punto, que junto a la Secretaría de Educación, pueden pedir y expedir Certificados de Disponibilidad Presupuestal sin la autorización o consentimiento del Gobernador de turno. Como pagar lo que les venga en gana sin la autorización del Gobernador de turno. Si lo quieren decir de manera coloquial, son una rueda suelta.

Así funcionan muchas Secretarias de Salud en Colombia, pero a esas no las investigan, pero sí aceptan, selectivamente, los criterios de desconcentración y autonomía.

Debe quedar en claro, que Edwin Besaile jamás ordenó Delegación alguna en la Secretaría de Salud de Córdoba. De haberlo hecho esto sí lo obligaba a hacer seguimiento y control.

Pero el Procurador Carrillo se reaseguró. Le abrió otra investigación a Edwin Besaile por los contratos de Ciencia y Tecnología (Los que dejaron sin vida a Jairo Zapa). Aquí lo suspendió otros tres meses porque Besaile decidió liquidar los contratos para defender al Departamento. Como esta suspensión vencía el 22 de octubre de 2018 le cayó con una destitución.

Y por si de pronto se le podía salvar, el Procurador Carrillo le cayó por un proceso que venía desde la Gobernación de Alejandro Lyons, las llamadas terapias de neurodesarrollo, que se conoció como el ‘Cartel del Síndrome de Down’.

Aquí lo vinculan por pagar una cuenta que la misma Procuraduría ordenó pagar. Aquí, como los más avezados tramposos, el Procurador Carrillo dijo que para pagar debía existir un contrato de pago con las EPS. Pero resulta que estos tratamientos no POS son por evento y fueron ordenados por tutela. Razón por la cual es imposible que exista un contrato para pagar, por ser por evento! ¿Qué gobernador va a adivinar cuántos casos No Pos va a tener por año?

¿Entonces cómo pagan en los demás Departamentos? Pagan sin contrato, pagan por evento, pero a esos gobernadores ni investigan ni destituyen. ¿Cómo se llama eso? SELECTIVIDAD.

Hoy en Córdoba todas las IPS van a quebrar, porque nadie se atreve a pagarles.

Edwin Besaile podrá no ser un santo, como tampoco lo soy yo, podrá estar lleno de defectos y pecados, como yo también, pero fue objeto de una infernal cacería, la cual condeno desde esta tribuna. Por lo cual le expreso mi solidaridad y respaldo.

Que lo derroten haciendo honor al Debido Proceso y a las garantías procesales. Que lo condenen, más allá de toda duda razonable. Pero que no lo cacen como a cualquier bestia de la jungla, para en la noche disfrutarlo en una barbacoa bogotana en donde el parrillero es el peligroso Procurador Fernando Carrillo.

Espero que ahora no vengan por mí.

… Y TEB… Todo Está Bien!

@Tonsanjr

Compartir

Google+ Pinterest