CARTA ABIERTA A IVÁN DUQUE.   “El momento ha llegado”

Por: Toño Sánchez Jr.

Quiero utilizar la frase de Oprah Winfrey en su intervención en los Premios Globo de Oro, el pasado domingo, para dirigirme a este aspirante a la Presidencia de Colombia por el Centro Democrático, de quien veo, con agrado, que tiene mucha cercanía con gente poderosa de Montería, espero que la tenga también con el ciudadano de a pie de Córdoba quienes son los que verdaderamente eligen.

Me dirijo a usted porque es quien lleva las banderas del Centro Democrático, aunque sé también que el jefe indiscutible de facto de ese movimiento político es el hoy senador y expresidente Álvaro Uribe Vélez.

Desde hace varios años he visto como a Córdoba la vienen pisoteando y estigmatizando. Hoy nos culpan de todo lo malo, al punto de que pareciera que el único sitio del país donde hay corruptos y corrupción fuera Córdoba. Nos condenan por elegir a la clase política que tenemos, pero se les olvida que son ustedes, desde Bogotá, los que han creado un perverso sistema político que permite todo esto. Nos abandonaron desde los años 60 del pasado siglo a todos los fenómenos de violencia, no nos dieron una adecuada educación y ahora nos condenan por no saber elegir. Yo creo que la verdadera democracia no florece donde lo único que te da el Estado es pobreza, abandono y olvido. Y estas tres desgracias para los cordobeses se han vuelto contundentes herramientas para hacer ‘política’ (Más bien politiquería) en épocas electorales.

Yo entiendo que los enemigos son necesarios para justificar el poder del Estado. Representado en Colombia en todo, porque aquí todo está politizado, incluido todo el Poder Judicial y todos los órganos de control y vigilancia. Caso aparte merecen los medios de comunicación centralistas, que hoy son más medios de comunicación corporativos, que se venden al mejor postor estatal, en especial, a quien comanda el Poder Ejecutivo. Desde allí lanzan sus campañas punitivas contra regiones, en estos tiempos contra Córdoba.

Aquí dejo en claro que no estoy negando serios problemas de corrupción en este Departamento; además que la responsabilidad penal es individual, más no Departamental, como lo tratan de instaurar desde el centralismo bogotano.

Aquí, y antes de continuar,  se me hace obligada una cita que hace el profesor Alfredo Ramírez Nárdiz en su ensayo ‘El Grito de Casandra’: “¿Es que no leyeron a Schumpeter? La cosa iba de ofrecerle al populacho un par de élites para que eligiera entre ellas quien había de gobernarle. ¿Pero quién elegía a esas élites? Ah, eso ya era algo demasiado serio como para dejarlo en manos de gente que apenas un par de generaciones antes no sabía ni leer ni escribir”. (Página 45).

¿Y quiénes escogían a esos candidatos para Córdoba? La élite del Partido Liberal y del Partido Conservador! Nos los imponían, a una ciudadanía llena de iletrados y analfabetos. Pero los responsables eran los electores si estos políticos salían mal. De esa élite del Partido Liberal salió su padre, que en Paz Descanse. Se paseó por muchos cargos públicos, fue Ministro Minas y Energía en el Gobierno de Belisario Betancur y Registrador Nacional. Su mentor fue otro de la élite del liberalismo, Julio César Turbay Ayala.

Pero así era en aquellos tiempos. Todo era impuesto, aunque hoy quieran seguir haciéndolo. “Pero el momento ha llegado”. Ya hay un par de generaciones a las que les debemos algo de dignidad, de honestidad y de verdad.

Por ello es que se hace determinante saber quién está detrás de un candidato a Presidencia, a Senado, a Cámara, a Gobernador, a Alcalde y demás cargos de elección. No se trata de inmiscuirse en nada privado o íntimo, se trata de lo PÚBLICO. Y mientras no respetemos este concepto vamos a seguir engañando a los electores y estigmatizando regiones.

Uno espera que un aspirante, de la generación que es usted, se rodee bien, lo mismo que sus copartidarios que aspiran a Senado y Cámara. Y considero que están en la obligación de decírselo a los colombianos; y en el caso de los que aspiran desde Córdoba a Congreso, a los cordobeses en especial.

En 1991 gana la Gobernación de Córdoba, en unas cuestionadísimas elecciones, Jorge Manzur, del Partido Liberal. Aquí empezó la desgracia para Córdoba, que llegó a su clímax, creo yo, el año pasado 2017. A la posesión de este nefasto personaje asistió Ernesto Samper Pizano, como si fuera la confirmación de ese aforismo sinuano que reza: “Los burros se buscan para rascarse”. Pero en el caso de estos dos no fue solo para eso; el de Córdoba se dio a la tarea de extorsionista; el de Bogotá a recibir dineros del narcotráfico. Aunque el de Córdoba recibió una avioneta del presidente de entonces César Gaviria, la cual dicen que usó muchas veces Ricardo ‘el Cuchilla’ Londoño. Trabajador de Pablo Escobar que se hizo a un hotel en Cispatá. Y a quien Gustavo Petro, en el debate al paramilitarismo en Antioquia, abril 17 de 2007, sindicó de ser el nuevo jefe del Cartel de Medellín en compañía de Gustavo Upegui y dos personajes más. Claro está, que para ese debate de Petro a Upegui ya lo habían asesinado.

Ricardo ‘Cuchilla’ Londoño estuvo a punto de ser socio de Jorge Manzur en el negocio de los licores, que involucra a la Fábrica de Licores de Antioquia. En el libro, ‘Las crónicas que no me dejaban contar’, de mi autoría, está planteado y bien explicado el tema. Y ese mismo ‘Cuchilla’ Londoño era socio de otro íntimo de Jorge Manzur, un nefasto personaje que llenó de sangre a este departamento y Sucre, Francisco Javier Piedrahita. Quien está involucrado seriamente en el asesinato del exsenador cordobés y miembro del Partido Conservador, Amaury García Burgos. Desde la finca Santa Fe, de Francisco Javier Piedrahita, localizada en el corregimiento de Varsovia, en jurisdicción del municipio de Tolú Viejo, Sucre, se hizo la llamada a la casa de los sicarios asentados en Planeta Rica para que salieran a asesinar al exministro de Salud cordobés. En su otra finca, Simba, en Momil, donde se reunía con Jorge Manzur y ‘Cuchilla’, también llegaba otro sujeto que años después iba a dar mucho que hablar… Rodrigo Pelufo, alias ‘Cadena’. Un matarife que inundó de sangre humana todas las sabanas de Sucre y los Montes de María.

Jorge Manzur es un exconvicto que le pagó a la justicia su delito. Pero una cosa es ponerse a paz y salvo con la justicia, y otra muy diferente es imponerle este sujeto a los cordobeses desde el Centro Democrático.

Decenas de colombianos, y del equipo de seguridad de Álvaro Uribe Vélez cuando era presidente, son testigos de que él era un asiduo pasajero del  avión presidencial, que viajaba al lado del mandatario, haciendo de confidente y asesor, como él lo afirma con jactancia. Es como ese ‘Octavo Pasajero’ de la cinta Alien, que se mete al interior de los humanos a poner sus huevos para reproducirse.

Y le hago esta acotación. Algunas veces, después de ayudar a redactar comunicados para las Autodefensas, por los cobraba en dólares, se subía al avión presidencial. Esto, contado por Carlos Castaño, quien lo despreciaba a más no poder.

Las carreras políticas o laborales de muchas mujeres y hombres de Córdoba se han visto truncadas, porque este despreciable hampón de la política se ha dado a la tarea de desacreditarlos y frustrar sus aspiraciones a un cargo público. A mí me cuesta creerlo, pero pareciera que al expresidente le gustara eso que algunas damas llaman eufemísticamente ‘cuentos’.

“Pero ha llegado el momento” de que ustedes, que quieren gobernar a este país nos digan quiénes son sus asesores públicos y privados. Porque ya está bueno que todos los cordobeses nos llevemos la fama de corruptos, cuando son los del Centro Democrático los que dan licencia a estos bandidos, que solo nos han hecho es daño. Y con esa tácita licencia cogobiernan e intimidan. Y les temen.

Fueron 8 años, los dos períodos de Álvaro Uribe Vélez, más los que van como senador, que los cordobeses nos hemos tenido que aguantar este ‘cogobierno’ de este exconvicto. Que hoy posa como nuevo millonario, coincidencialmente desde que Uribe Vélez fue presidente. Unos arriendos en Lorica no dan para convertirse en millonario de la noche a la mañana y para comprar propiedades en Panamá. Además que no se le conoce trabajo alguno.

Esto no se trata de perseguir a nadie, pero que quede claro, a los bandidos que le han hecho daño a Córdoba y a los cordobeses, como este sujeto, que tiene las manos sucias con la sangre inocente de Amaury García Burgos, sí hay que perseguirlo, para no permitir que se siga beneficiando del Estado.

Por ello, con todo respeto, aspirante a la Presidencia por el Centro Democrático, Iván Duque, le solicito que me informe si el exconvicto Jorge Manzur hacer parte de su equipo de campaña política en Córdoba o en Colombia.

De igual manera, también le pregunto respetuosamente, si el exconvicto Jorge Manzur es vocero en Córdoba de su campaña a la Presidencia.

Me amparo en el Artículo 23 de la Constitución Política de Colombia, el Derecho de Petición, para hacerle estas dos respetuosas consultas. El objetivo de las mismas es informar a los cordobeses quiénes son las personas que integran su equipo de campaña, dado que es un cargo PÚBLICO el que usted podría ejercer y todos los ciudadanos deben saber de quién se rodea su aspirante a Presidente.

Me puede responder a mi cuenta de Twitter: @Tonsanjr

Igual consulta le hice a sus aspirantes a Senado en Córdoba, Daniel Cabrales y Ruby Chagui. El primero contestó rotundamente que no.

 

Respetuosamente,

  

Antonio Rafael Sánchez Sánchez

Ciudadano cordobés

Periodista – Escritor – Abogado

Compartir

Google+ Pinterest