Colombianos gastaron $293.642 en vestuario

El año pasado el sistema moda en Colombia se recuperó, aunque no se cumplieron las expectativas planteadas.

De acuerdo con el más reciente reporte Inexmoda y Raddar, sobre consumo de vestuario en el país, el gasto en este segmento aumentó 4,65% en términos reales, en comparación con el 2017, y se proyecta que la cifra siga creciendo a una tasa anual de 4,8%, hasta el 2022.

En cuanto a las exportaciones de textiles, la investigación indica que, al cierre del año pasado, estas crecieron 3,2%, frente al 2017.

“Estas cifras son importantes porque se encuentran por encima del crecimiento económico, lo que quiere decir que nuestro sistema contribuye al jalonamiento de la economía y lo continuará haciendo desde el marco de las políticas públicas y oportunidades empresariales relacionadas con la economía naranja y las industrias creativas y culturales”, reza el documento.

Así mismo, el informe destaca que, a pesar de que durante el 2016 y 2017 los hogares colombianos se enfrentaron a “inflaciones altas en otras canasta”, que los obligaron a medirse en el gasto, ese no fue necesariamente el caso de las prendas de vestir.

“A nivel general la reducción de precios es la norma dentro del grupo. Además, hay que subrayar que ciertas ciudades hicieron la tarea y, sobre el segundo semestre del año, los precios empezaron a recuperarse”, explica el informe.

En cuanto al comportamiento de los consumidores, la organización señala que ahora no solo el precio de los productos está influenciando las decisiones, sino también “la compra de valor” y la experiencia que puedan tener al momento de visitar un local físico o una página web.

“Esas serán variables importantes a revisar en los meses venideros y cómo los precios seguirán perdiendo importancia dentro de la decisión de compra”, se explica en el texto.

Otro aspecto que llama la atención de los investigadores es que en la mayoría de ciudades, respecto al 2017, el mes donde más crecimiento se observó en el gasto fue mayo, y que en algunos de estos lugares las compras de noviembre fueron superiores a las de diciembre.

“Esto es otro indicio de que ‘nuestro ciclo’ de compra puede estar migrando y cambiando frente a otra serie de fenómenos, en este caso digitales, como es el caso del Black Friday, que se ha demostrado puede afectar el comercio sustancialmente”, explica la organización.

En el acumulado del año el estudio también advierte que el gasto per cápita fue de $293.642, lo cual se traduce en un crecimiento anual corriente de 4,11% y de 3,77% en unidades.

En cuanto a la distribución del gasto por niveles socioeconómicos, el aporte de los estratos más altos fue del 53%, seguido por el medio, con el 33% y el 1 y 2, con el 14%. Barranquilla fue la ciudad donde más se evidenció una variación del mercado, con 10,03%, seguida por Cali, con el 9,%, Bogotá con el 8,89% y Medellín con el 8,70% y las de menor variación fueron Neiva, con el 1,63%, Manizales, con el 1,85%, Bucaramanga, con el 1,96% y Cucuta y Pasto con 2,29%. 

El promedio nacional fue de las ventas fue de 4,86%.

COMPORTAMIENTO EN DICIEMBRE 

En el país el gasto de vestuario ascendió a $1’630.537, lo cual representa un crecimiento del 32,51% a comparación del 2017 en facturación y del 32,42% en términos reales. 
La cifra de gasto, al ser comparada con diciembre del 2017, es equivalente a 5,20% en ingresos y de 4,86% en unidades. 

No obstante, Inexmoda afirma que el crecimiento del último mes del 2018, frente al mismo periodo del 2017, es el más bajo desde 2013. Sin embargo, advierten que en términos reales, el gasto de esta Navidad fue importante.

En cuanto al consumo de vestuario per cápita, la cifra promedio en Diciembre fue de $32.553, lo cual refleja un aumento de 32,29% en comparación con el mismo mes del 2017.

EL PANORAMA DEL SECTOR

Durante Colombiatex de las Américas 2019, la organización señaló que la actividad manufacturera había presentado signos de recuperación durante el 2018, puesto que, según reportes del Dane, entre enero y noviembre del 2018 y luego de cuatro años continuos de negativos en las cifras producción real de las confecciones y textiles, hubo un incremento, en promedio, del 2%.


Compartir

Compartir

Google+ Pinterest