Corea del Norte toma medidas para desmantelar instalaciones nucleares

Está prevista una ceremonia para desmantelar la planta de ensayos nucleares entre el 23 y el 25 de mayo.

Corea del Norte está tomando “medidas técnicas” para desmantelar su planta de ensayos nucleares e invitará a la prensa extranjera entre el 23 y el 25 de mayo a una ceremonia para lanzar el proceso, indicó esta sábado la agencia estatal KCNA.
“Está prevista una ceremonia para desmantelar la planta de ensayos nucleares entre el 23 y el 25 de mayo, en función de las condiciones meteorológicas”, dijo la agencia, citando un comunicado del ministerio norcoreano de Exteriores.

Pyongyang está “adoptando medidas técnicas para desmantelar el terreno de pruebas nucleares septentrional de la RPDC (República Popular Democrática de Corea, nombre oficial del Norte) para garantizar la transparencia de la interrupción de pruebas”, indica el Ministerio norcoreano de Exteriores en un comunicado recogido por la agencia estatal KCNA.

Ese departamento explica el proceso a seguir para desmantelar las instalaciones, que incluirá derrumbar los túneles con una explosión, bloquear “por completo” las entradas y eliminar todas las instalaciones de observación, centros de investigación y estructuras de unidades de guardia en el terreno.

“Paralelamente al desmantelamiento del terreno de test nucleares, se retirarán los guardias e investigadores y el área circundante será completamente clausurada”, detalla el texto.

Corea del Norte tiene previsto permitir que tanto la prensa local como periodistas de China, Rusia, Estados Unidos, el Reino Unido y Corea del Sur realicen una cobertura sobre el terreno “para mostrar de manera transparente el desmantelamiento”.

Esta limitación de naciones responde al “espacio reducido del terreno de pruebas”, indica Exteriores y puntualiza que las fechas previstas para el desmantelamiento, del 23 al 25 de mayo podrían variar “en función de las condiciones climáticas”.

Pyongyang añade que en el futuro tiene intención de promover el contacto “estrecho” y el diálogo con los países vecinos y la comunidad internacional, con el fin de “salvaguardar la paz y la estabilidad en la península de Corea y en todo el mundo”. EFE

Entre tanto, Estados Unidos prometió que ayudará a reconstruir la economía de Corea del Norte, gravemente afectada por sanciones, si el gobierno de Kim Jong Un acepta eliminar todo su arsenal nuclear.

“Si Corea del Norte toma acciones importantes para una rápida desnuclearización, Estados Unidos está preparado para trabajar con Coreadel Norte para alcanzar la prosperidad”, expresó el secretario de Estado, Mike Pompeo.

El funcionario formuló estas declaraciones dos días después de un viaje a Pyongyang para ultimar detalles de la cumbre entre el presidente estadounidense Donald Trump y el líder norcoreano Kim Jong Un, que se realizará el 12 de junio en Singapur.

El jefe de la diplomacia estadounidense se reunió este viernes en Washington con la ministra de Relaciones Exteriores de Corea delSur, Kang Kyung-wha, con quien coincidió en la importancia de eliminar el riesgo de las armas nucleares de la península coreana.

En ese contexto Pompeo señaló la disposición de Washington a contribuir con la modernización económica de Corea del Nortesi se logra la eliminación de las armas nucleares.

Pompeo y Kang reforzaron que para ser aceptable el proceso de eliminación del arsenal nuclear norcoreano debe ser “total, permanente y verificable”.

Trump recibirá en la Casa Blanca al presidente Corea del Sur, Moon Jae-in el 22 de mayo, con quien debe discutir detalles del encuentro con Kim.

Este viernes, Pompeo apuntó que mantuvo buenas conversaciones con el líder norcoreano, a quien consideró un interlocutor racional y muy concentrado.

“Hemos tenido buenas conversaciones, que envuelven profundos problemas, desafíos, decisiones estratégicas que el señor Kim tiene por delante”, apuntó.

Agregó que dialogaron sobre “la forma en que él (Kim) desea proceder y si está dispuesto a desnuclearizarse a cambio de las garantías que estamos listos a ofrecer”.

De acuerdo con Pompeo, Estados Unidos va a exigir “un programa robusto de verificación, un programa que podamos iniciar con asociados alrededor del mundo y con el que podamos conseguir resultados”.

– Una oportunidad histórica –
Por su parte, este viernes la canciller surcoreana apuntó que la cumbre entre Trump y Kim será “una oportunidad histórica para resolver la cuestión nuclear norcoreana, y asegurar una paz duradera en la península coreana”.

Esta visión no es compartida apenas por Trump y Kim sino también por el presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in.

“Pienso que tenemos una visión compartida de lo que esperamos. Y pienso que hay un acuerdo completo sobre cuales son los objetivos”, expresó.

La guerra que estalló en 1950 entre el norte(apoyado por China y la entonces Unión Soviética) y el sur de Corea (apoyado por Estados Unidos) alcanzó un cese de hostilidades sellado en un armisticio firmado en julio de 1953.

Sin embargo, los dos mitades de la península coreana nunca firmaron un acuerdo formal de paz y las tropas estadounidenses continúan estacionadas en Corea del Sur.

Por esta razón, la idea de “desnuclearización” parece tener significados sutilmente diferentes para Washington y Pyongyang.

Como lo especificó Pompeo, esa idea significa la rápida eliminación de todo el arsenal nuclear de Corea del Norte.
Sin embargo, Pyongyang se refiere a la desnuclearización de la península coreana, en una referencia directa a la presencia militar estadounidense en Corea del Sur.

La continuidad de esa presencia militar estadounidense será uno de los temas centrales de la reunión entre Trump y Moon.

Fuente: RCN Radio

Compartir

Google+ Pinterest