De los 500 nuevos fiscales que repartieron para zonas de postconflicto, dos llegan a Córdoba.

La Fiscalía General de la Nación, decidió reestructurar su planta de personal y repartir 500 nuevos fiscales con asistentes e investigadores para zonas de postconflicto y con afectación en seguridad ciudadana.

En esa reestructuración, dos municipios de Córdoba tendrán por primera vez presencia permanente de la Fiscalía.

Los municipios donde se instalarán sedes de la Fiscalía con su respectivo personal son Valencia, en la subregión del Alto Sinú y La Apartada, en la subregión del San Jorge.

La Fiscalía explicó que la reestructuración nace de la supresión formal de 4.706 cargos de la nómina que nunca han estado provistos, por absoluta falta de financiación del presupuesto nacional.

Agregó que la repartición de los fiscales cobija 151 municipios en el país, llegando por primera vez a 43 poblaciones de 31 departamentos que nunca han tenido presencia de la Fiscalía.

Compartir

Google+ Pinterest