Depresión y ansiedad enfrentan niños y adolescentes por uso excesivo de la tecnología

Por: Javier Jules

En Colombia, tres de cada siete niños y adolescentes entre los 8 y los 14 años, padecen problemas sicológicos asociados al uso excesivo de dispositivos tecnológicos.

Así lo revelaron sicólogos tras destacar que la falta de supervisión por parte de los padres hacia sus hijos, ha ocasionado que los menores pasen más tiempo conectados a internet aislándose socialmente y enfrentando incluso depresión.

Para su cumpleaños número 10, María José escogió lo que desde hace ya mucho tiempo venía anhelando. Lida Córdoba pensó que después de todo, su hija se lo merecía y acercarla a la tecnología, que se ha vuelto tan común, sería positivo.

Sin embargo la tablet pasó de ser una buena herramienta de consulta y entretenimiento, a la llave que cerró la puerta del aislamiento entre María José y su familia.

“Nos empezamos a preocupar porque ella solamente quería estar en su cuarto y quería estar conectada con su tablet, quería estar jugando, revisando su tablet todo el tiempo y nada le parecía agradable, ni nada le motivaba hacer con nosotros”, señala Lida Córdoba.

Ya ni el internet por razones educativas estaba siendo útil. Es lo que comprobaron al leer una nota encabezada con el nombre del colegio en el que estudiaba María José.

“Cuando nos llegaron las notas del colegio, vimos que la disminución en su rendimiento había sido muy notorio”, agrega.

Y la decisión aplazada llegó cuando los platos en la mesa del almuerzo quedaban casi intactos.

“Hasta su apetito empezó a afectarse, ella ya no quería comer, ni siquiera sentarse a la mesa, esto ya se nos salió de las manos, la niña tiene problemas y tenemos que buscar ayuda”, reveló la mujer.

Napoleón Peña, director de Angel App y experto en temas relacionados con el uso de internet para niños y adolescentes, señala que varias investigaciones orientadas en los hábitos de consumo de tecnología, dan cuenta que un 42 por ciento de los menores termina con adicción a los, denominados, dispositivos inteligentes.

“Los menores son susceptibles a generar una dependencia a internet más fácilmente que cualquier adulto, debido a que aún no han desarrollado un autocontrol”, indica Peña.

La falta de reglas para el uso de estos dispositivos es la causa de problemas graves, incluso de salud, hacia los menores.

“Hemos comprobado que la Ciberdependencia está ligada a la depresión, cuando el joven o el niño es ciberdependiente, puede generar síntomas como ansiedad, pérdida de concentración, una disminución y un bajo rendimiento escolar y también puede estar sujeto a todos estos riesgos, asociados al consumo de contenidos inapropiados en internet, como drogadicción, pornografía”, agrega el experto.

El sicólogo Lenin Gómez, profesional de la línea 106 de atención y orientación a la niñez y a la adolescencia, señala que el uso excesivo de las redes sociales es un tema también de consulta y de preocupación para los padres que sienten perdido su papel de reguladores.

“Creo que la conectividad a través de redes es cada vez más difícil de disminuir, lo que nos importa desde la línea 106 es primero disminuir la ansiedad en los padres y segundo darles estrategias de manejo para con sus hijos”, advierte el sicólogo.

El paso de la niñez a la adolescencia es decir entre los 12 y los 16 años es la edad más propensa para la Ciberdependencia y sus consecuencias con patologías como depresión y ansiedad. La ausencia de los padres en esas mismas edades es la causa principal y también la forma de abordar una solución.

“Hablar con ellos, los padres deben ser amigos de sus hijos y deben sensibilizarlos sobre las problemáticas que existen hoy en día, hacer que ellos tengan conciencia del riesgo al cual se exponen cuando navegan por internet”, dice Napoleón Peña.

El sicólogo Gómez advierte que además de los controles necesarios, revertir la falta de atención con afecto, también es una buena herramienta para contrarrestar la Ciberdependencia.

“Una adecuada estimulación cognitiva, emocional, de reto, que les permita sentir que hay un contacto afectivo que les da la posibilidad de sentirse agradables, agradados, amados como personas”, puntualiza.

Cada día se encuentran motivos para justificar un uso constante de recursos tecnológicos entre los adultos. En el caso de los niños, la recomendación es que ese contacto no sea mayor a una hora diaria. El resto del tiempo puede dedicarse a lo que se hacía antes, jugar o hablar con los demás, advierten los expertos.

Tomado de RCN Radio – 

Compartir

Google+ Pinterest

Leave a Reply