Esto lo van a aguantar en Córdoba

Por: Toño Sánchez Jr.

Así como sucedió con el Proceso 8000, donde unos cuantos chivos expiatorios pagaron por todo, y luego eligieron a un Fiscal para que aguantara todo, va a suceder con toda la corrupción que se ha descubierto en el Poder Judicial, con el caso Odebrecht y con Reficar.

De inmediato lo escribo para que quede bien claro en este escrito. Todas las personas a quienes se demuestre la comisión de un delito y se juzgue con respeto a todas las garantías procesales y ciñéndose al Debido Proceso, deberán responder ante la justicia y la sociedad por sus acciones. La cuestión es que produce cierta repugnancia que tu juez natural sea más corrupto.

Yo veo, no con sorpresa, porque ya nada de lo que hagan en el ‘interior’ del país me sorprende, que esto de la corrupción en el Poder Judicial lo han manejado con una ‘reserva’ y ‘cuidado’ que produce escalofríos.

Para mí esto es lo más terrible que le ha pasado a Colombia. Que altos magistrados de la JUSTICIA colombiana sean unos viles extorsionadores profesionales, es algo supremamente delicado y serio, que no da espacio a tolerancia alguna.

Cuando los implicados son de Córdoba la Presunción de Inocencia no existe, pero cuando los bandidos son de ‘allá’, debe prevalecer la Presunción de Inocencia sobre toda prueba.

Yo quiero que esto quede escrito: A todos los congresistas y/o excongresistas de Córdoba los van a condenar, sean inocentes o no. Todo este escándalo de corrupción lo van a parar en Córdoba y los de aquí quedarán como los parias de todos los males de este país.

No se trata de salir en defensa de nadie, se trata de que se enfrente este problema de la corrupción de manera integral e igual para todo mundo y todo el país.

Y qué ‘JUSTICIA’ de asquienta la que nos mandamos.

Cuando Alejandro Lyons se presentó ante los agentes de la DEA en los Estados Unidos, el responsable de la investigación se le echó a reír cuando le dijo todo lo que estaba pasando con la justicia en Colombia. Cuando les contó de los altos funcionarios que estarían implicados no le creyeron. Para esas agencias de investigación de los EE.UU. se les hacía imposible que la corrupción en este país hubiese llegado a tan altos niveles. Lyons solo les dijo: “Deme unas semanas y se los demuestro”. Y creo, usando la misma estrategia que aplican a los de Córdoba, que esto está evidenciado, que son unos asquientos bandidos estos magistrados y fiscales implicados. Y eso que faltan los de otros organismos de control del nivel nacional y departamental.

Cuando tú tienes una justicia extorsiva y delincuencial, ¿qué esperas que haga un ciudadano cuando llegan a extorsionarlo desde esa posición dominante? Ahora muchos responderán que saldrían a denunciar de inmediato. Me cuesta creerlo.

Y lo mismo sucede con todos los alcaldes del país. Constantes razones les llegan desde la Unidad de Delitos contra la Administración Pública en el sentido de que tienen ‘material probatorio’ para joderlos. ¿Qué haría usted? La Fiscalía es como la Policía, esas son unas ‘familias’ numerosas y peligrosas a las que nadie les gana.

Permítanme un paréntesis. Hace unos días desde la Fiscalía de Bogotá llegaron con unos equipos especiales a medir las obras del coliseo ‘Happy’ Lora. Porque se les ha metido en la cabeza meter presa a toda esta gente, no les van a perdonar que se les hayan ido con la ‘soga en los cachos’. Y no hay nada más pavoroso que una ‘justicia’ o Fiscalía vengativa. Yo me pregunto, ¿por qué no van con esos mismos equipos a medir el túnel de La Línea?

Sigamos.

Cómo es posible que desde la Corte Suprema de Justicia tengan sub judice a congresistas de Córdoba por parapolítica desde hace 14 años!!! ¿Por qué? ¿Hace parte de un mandao? ¿Una estrategia? ¿Para tener carne para tirar a los lobos a su debido tiempo? Como lo empezaron hacer con Zulema Jattin esta semana. Quien fue la que salió a pagar por la corrupción de magistrados de la Corte Suprema de Justicia. Si tienen pruebas contra ella porque no la condenaron hace 14 años!

Igual sucede con Julio Manzur, desde hace casi 10 años con una Espada de Damocles blandiendo sobre su cuello.

Musa Besaile, que así moleste a muchos, tuvo la valentía de salir a contar lo que le pasó, temprano o tarde, esto no le quita nada a la gravedad de los hechos, amparado en lo que dice el Código Penal fue extorsionado. Pero lo más probable es que la Honorable Corte Suprema de Justicia, en un ‘cambio de jurisprudencia’, de esos que acostumbra cuando se quiere clavar a sus enemigos, cambie el tipo penal de la extorsión y diga que Musa Besaile jamás fue extorsionado.

Aquí cabe una pregunta. ¿Cuántos de estos procesos fueron ‘envenenados’, en todos esos años en que los tuvieron en sus manos los Honorables Magistrados, para proceder a extorsionar a los investigados o imputados?

¿Cuántos de estos procesos fueron alimentados con falsos testigos para poder enredar a los congresistas con la justicia? ¿Hasta dónde llega la verdad y la mentira?

Lo cierto es que está claro que la Honorable Corte Suprema de Justicia quiere lavarse su corrupción condenando a congresistas a como dé lugar. Los medios del ‘interior’ serán sus grandes aliados. Porque para ellos la corrupción solo existe es en Córdoba, nunca en Bogotá. Están como esos comunistas de la antigua URSS en los años 50, cuando decían que ellos no tenían asesinos en serie, que ese era un mal de occidente. Todo con el fin de ocultar los asesinatos de Shakatilo, un tenebroso criminal de niños que mató a más de 80 menores.

Y lo más terrible de todo esto es que muchos de los Honorables Magistrados que ya no hacen parte de la Corte dejaron en ellas a sus ‘fichas’, que en su momento fueron sus magistrados auxiliares. Como si esto fuera escriturado. Lo que confirma que el que quedaba le guardaba las espaldas al saliente y seguía su misma ‘línea de trabajo’.

Como es el caso de un magistrado de apellido Malo, ficha de Francisco Ricaurte.

Ahora que menciono este apellido Malo de Cartagena se me viene a la mente una anécdota propiamente costeña, narrada por el ‘Ñolito’ Cabrales Espinosa. Quien dicho sea de paso fue llave de Gabo y comentan que este le copió muchas de sus ocurrencias, dichos y anécdotas. Una tarde, ya el sol siendo tragado por el mar Caribe, iba el ‘Ñolito’ Cabrales en compañía de Juan Malo paseando en un coche por el Puente Román. En sentido contrario venía otro coche que transportaba a un solo pasajero, El ‘Negro’ Cuesta. Fue un reconocido comerciante que en Montería tuvo un gran depósito y carpintería en la Calle 28 con 3, en donde quedó por muchos años después el Banco de Bogotá. Desde allí el ‘Negro’ Cuesta despachaba por el río Sinú todas sus mercancías a Cartagena. El ‘Ñolito’ cuando lo vio pasar en el coche, miró a Juan Malo y le dijo: “Mira quien va allí. Juan, ¿tú te lo comerías?”. Juan Malo respondió: ¡Qué si me lo como! Y tú, ‘Ñolito’. Este no se esperó esta recontrapregunta, se puso a pensar unos segundos y le dijo: “Bueno yo también, pero después lo mato para que no se lo diga a nadie”. Juan Malo se queda mirando al ‘Ñolito’ con una cara de asombro y le dice: “Ay, marica, vas a matar a la gallina de los huevos de oro”.

Esta semana que viene declara Alejandro Lyons en Estados Unidos el 7 y 8 de septiembre. Lo más probable es que el mismo 7 en la noche la Fiscalía esté filtrando a los medios lo que diga este investigado, para generar un festín mediático y ‘bajarle el tono’ a lo de los Honorables Magistrados, Odebrecht y Reficar… y a la fuga de la Parody y la Álvarez.

Insisto en mi petición! Vamos atacar frontalmente y con todas las armas jurídicas a la corrupción, pero empecemos por el nido de la perra, Bogotá, después seguimos con Córdoba!!!

@Tonsanjr

Compartir

Google+ Pinterest

Leave a Reply