La decencia se cultiva… no se impone

Ser padres significa ser adultos lo suficientemente maduros como para enseñarle a los niños a superar digna y decentemente las contrariedades que enfrentarán a lo largo de su vida. [su_spacer size=”30″] [/su_spacer]

Sin embargo, hoy parece que muchos padres que viven en función, no de educar a sus hijos, sino de solucionarles sus problemas y asumiendo sus deberes como propios y defendiéndolos de los castigos que se merecen. Así, en lugar de exigirle a los niños que estudien y tengan buenos resultados académicos, algunos padres culpan a los profesores. [su_spacer size=”30″] [/su_spacer]

En lugar de castigar a los hijos por violar las normas del colegio, atacan los reglamentos establecidos y en lugar de sancionarlos cuando incumplen sus deberes escolares, reprochan a los maestros por ser demasiado exigentes. [su_spacer size=”30″] [/su_spacer]

Una actitud más indicada es enseñarle a los niños que, aunque no siempre pueden controlar los resultados, si pueden controlar la forma en que responden. [su_spacer size=”30″] [/su_spacer]

El respeto no se limita a decir gracias o por favor. Ser respetuosos también es no burlarse de los demás tras sus espaldas; es aprender a ganar justamente y a perder humildemente; es tratar a todos -los amables y los no tan afables- en forma cordial y respetuosa. [su_spacer size=”30″] [/su_spacer]

Es imposible lograr que los niños se comporten decentemente cuando los padres responden agresivamente ante cualquier exigencia de los profesores o problema con sus compañeros. [su_spacer size=”30″] [/su_spacer]

Como padres debemos evitar el uso las malas palabras o las respuestas groseras que condenamos en los hijos. Si le decimos a nuestro cónyuge que se calle la boca o si criticamos al vecino asegurando que es un idiota, es muy probable que nuestros hijos usen estas mismas expresiones. [su_spacer size=”30″] [/su_spacer]

Lo cierto es que la única forma de lograr que nuestros hijos sean personas decentes y amables en su trato con los demás es dándoles un ejemplo impecable de lo que esperamos ver en ellos. [su_spacer size=”30″] [/su_spacer]

Tomado de El Colombiano –  [su_spacer size=”30″] [/su_spacer]

Compartir

Google+ Pinterest