Para que conste y no vayan a culpar a la Juez

Por: Toño Sánchez Jr.

Todo parece indicar que la Fiscalía General de la Nación escogió en Bogotá al fiscal más inepto para llevar el caso Jairo Zapa. La gran pregunta es, ¿lo hicieron adrede? ¿Hace parte esta escogencia de una perversa estrategia de la Fiscalía? ¿A qué juega y en qué bando está la Fiscalía? Para muchos penalistas consultados, el fiscal Carlos Pión Mayorga, parece un miembro más de la defensa que de la Fiscalía.

Los ‘errores’ cometidos por este fiscal Pión han dejado atónito al Poder Judicial en Córdoba. Ni siquiera un recién egresado de Derecho comete las absurdas equivocaciones en las que ha incurrido este funcionario de la Fiscalía.

Pero ante estos hechos, el periodismo bogotano guarda un silencio cómplice, tal vez lo hacen, para más adelante responsabilizar al Poder Judicial de Córdoba de la decisión que tenga que tomar la juez que lleva el caso, Carmen Cecilia Arrieta Burgos.

Quiero salir desde ya a defender a esta operadora judicial, que está en la obligación de fallar en derecho. Ya está bueno que jueces de control de garantías y de conocimiento les sigan tapando las faltas y mediocridad a los fiscales.

El Fiscal Carlos Pión Mayorga fue designado para este caso, porque según la Fiscalía General de la Nación, los fiscales de Córdoba no daban las suficientes garantías. Pero resulta que fueron los fiscales de Montería, quienes en un mes dieron los contundentes resultados que llevaron a la captura de seis personas, aunque hoy solo cuatro están en la cárcel.

Fueron los fiscales de Montería y el CTI, dirigidos por Gilma Londoño y Víctor Esquivia, los que arriesgaron sus vidas para aclarar el homicidio y desaparición de Jairo Zapa. Más de 120 indicios le entregaron al fiscal Pión Mayorga para llevar a juicio a los detenidos.

Fue el anterior fiscal Montealegre quien le dijo a Gilma Londoño que hiciera lo que tuviera que hacer para encontrar el cadáver de Jairo Zapa. Y por medio de un Preacuerdo lograron encontrar el cuerpo de quien fue el director de Regalías del Departamento de Córdoba.

Jamás la Fiscalía hubiese encontrado el cadáver de Zapa si no hubiese sido por el Preacuerdo que se hizo con Joice Hernández.

Que los Preacuerdos y Principios de Oportunidad no le guste a los ciudadanos, ese es otro tema de discusión, pero aquellos hacen parte del Código de Procedimiento Penal y son herramientas legales para desentrañar crímenes y desvertebrar organizaciones criminales.

Luego de que la Fiscalía de Bogotá le hubiese quitado el caso a los fiscales de Montería, vino el fiscal Carlos Pión Mayorga y tumbó el Preacuerdo con Joice Hernández.  En lo que se constituyó en un claro ‘conejo’ al detenido. Era la Fiscalía actuando como si fuera otro delincuente.

Después se presentó otra oportunidad para Preacordar, pero el fiscal Pión no quiso quitarle a Joice Hernández la desaparición forzada. Este último ha confesado que él asesinó en esa casa de La Castellana a Zapa y de allí lo sacó para enterrarlo. ¿Cómo va hacer la Fiscalía para demostrar la desaparición entonces, si se ha equivocado en la solicitud de las pruebas?

Después, en otras etapas procesales, al fiscal Pión se le ‘olvidó’ presentar a los testigos de acreditación, como por ejemplo a los especialistas en medicina legal, para acreditar la muerte de Zapa. Luego siguió con unas actuaciones que hicieron dilatar aún más el proceso.

Pero todo no termina allí, ahora en la pasada Audiencia Preparatoria del Juicio presentó una cantidad de testigos, pero sin decir siquiera dónde viven o dónde están. Y eso no fue lo grave, lo aberrante fue que no planteó la Pertinencia, la Conducencia y la Utilidad de las pruebas.

Esto lo sabe al dedillo un estudiante de cuarto semestre de cualquier universidad de Derecho en Colombia, pero inexplicablemente el fiscal Carlos Pión Mayorga no lo sabe.

El próximo 12 y 13 de diciembre continúa la Audiencia Preparatoria del caso Jairo Zapa, si se cae todo el material probatorio de la Fiscalía lo más probable es que se cumpla lo que, al parecer, ha venido buscando el fiscal Carlos Pión, la libertad de los detenidos y por extensión la impunidad.

Que conste que lo dijimos con tiempo.

@Tonsanjr

—– // —–

Para terminar, los dejo con este académico texto de Melchor Tirado Torres, tomado de:

http://lalibertad.com.co/wp/2017/07/23/conducencia-pertinencia-y-utilidad-de-la-prueba/

La prueba es en si el proceso mismo, y la misma como tal debe estar revestida de la triada fundamental de: conducencia, pertinencia y utilidad para que pueda ser tenida en cuenta en el proceso, aspectos que tratare de manera concisa así: Conducencia, es la idoneidad legal que tiene una prueba para demostrar determinado hecho; es una comparación que se realiza entre el medio probatorio y la ley, a fin de saber, si el hecho se puede o no demostrar en el proceso con el empleo de ese medio probatorio , ejemplo # 1: En un proceso X se está ventilando el hurto de un bien inmueble supuestamente de propiedad de Jairo Pérez, y este, por intermedio de su Abogado aporta al proceso como medio de prueba de la titularidad del bien “un escrito” donde se dice que Carlos Ruiz se lo vendió; en este caso afirmamos que la prueba aportada que demostraría la propiedad del bien inmueble no es conducente para demostrar la propiedad, porque en este caso solo el certificado de tradición es prueba de conducencia, ya que la ley no admite otro medio probatorio.( la persona que este registrada en el certificado de tradición es el legítimo dueño).

Pertinencia. Es la adecuación entre los hechos que se pretenden llevar al proceso (introducir) y los hechos que son tema de la prueba en este (que ya estaban). En otras palabras, es la relación de facto que se da entre los hechos que se pretenden demostrar y el tema del proceso, Ejemplo # 2: En un proceso se está investigando el homicidio de un reconocido comerciante de una ciudad, uno de sus trabajadores por intermedio del fiscal que adelanta la investigación pretende hacer llegar al juez una factura vieja de unas botas que el trabajador compro, prueba esta que nada tiene que ver con la investigación, y que por lo mismo es impertinente.

Utilidad. Es la facultad de llevar probanzas que presten servicios en el proceso para la convicción del Juez, toda prueba que no tenga este propósito debe ser rechazada de plano, ejemplo # 3: Si en el ejemplo # 1 el señor Jairo Pérez hubiera aportado el certificado de tradición con el inmueble a su nombre, además de ser la prueba pertinente sería útil. En general toda prueba que es pertinente y conducente es útil; hay casos en que esta premisa no se da, como cuando se llevan pruebas encaminadas a demostrar hechos contrarios a una presunción de derecho, cuando se trata de demostrar el hecho presumido, cuando el hecho está plenamente demostrado en el proceso y cuando se trate de desvirtuar lo que ha sido objeto de juzgamiento y que ha hecho tránsito a cosa juzgada.

Compartir

Google+ Pinterest

Leave a Reply