Plataforma de transparencia

Convocado por la Universidad Jorge Tadeo Lozano, seccional del Caribe, se realizó recientemente el “Foro de Liderazgo: tecnología e innovación en tiempo  de oportunidad y desafío”, en el que intervino como conferencista invitado el ex vicepresidente ejecutivo mundial de Microsoft, Orlando Ayala.

Es uno de los colombianos que ha escalado en conocimientos las altas esferas de la tecnología universal; su exitosa carrera y experiencia, forjada al lado de personajes como Bill Gates, lo convierten en respetable autoridad del sector, dedicado ahora a impulsar proyectos de innovación y desarrollo.

Contrario a complejidades de fórmulas y tecnicismos, que algunos podrían esperar, el conferencista sorprendió a quienes colmaron los espacios habilitados en la sede centro de la UJTL, con un discurso de corte académico-social, con el que transitó por las fronteras del optimismo y del pesimismo, sin perder el horizonte del desarrollo como punto de llegada.

Ayala propone emprender en Colombia una “Revolución educativa”, que  estimule en los estudiantes habilidades prácticas en ciencia, tecnología y matemáticas, que permita sentar las bases para un salto a la innovación pensado a 10 o a 20 años, pero considera que el mayor desafío de nuestro país está en alcanzar niveles adecuados de transparencia.

Mas a allá de fórmulas asociadas a la inteligencia artificial, o de las necesarias convergencias tecnológicas para sobrevivir en los tiempos de la innovación y la modernidad, su fórmula para el país, es la creación de una “plataforma de transparencia nacional”, que en su opinión resulta equivalente al propósito de nación que se  hizo Estados Unidos cuando decidió que tenía que llegar a la luna.

Dicho en otras palabras, si Colombia no supera sus aberrantes cotas de corrupción, de desigualdad y de exclusión, difícilmente podrá alcanzar a nivel interno y externo un equilibrio entre la era digital y la solución a las precariedades sociales que limitan su desarrollo.

La formación temprana en cultura y liderazgo ético, el emprendimiento digital, el estímulo a proyectos de desarrollo con base en tecnologías y la consolidación de un proceso en el que la guerra no tenga opción de retorno, son en opinión de Ayala los pasos a seguir a partir de esa “plataforma de transparencia”. Pasos que corresponde dar de manera articulada entre el gobierno, sector privado, academia y sociedad.

Si la tecnología es la oportunidad más importante que tiene la humanidad para su desarrollo, las condiciones que necesitan países como el nuestro para alcanzar todos sus beneficios, no se identifican con lenguaje algorítmico, ni se presentan en big data, o se miden en megabits; su esencia radica en fundamentos conceptuales tan antiguos como esquivos: la ética y la moral.

Así las cosas, nuestro dilema de futuro es tener transparencia para poder innovar.

Compartir

Google+ Pinterest