Por desatención médica, se encadenan a la EPS-Comfacor

La protesta comenzó con dos madres de familia que decidieron, una encadenarse y otra con una cartelera, exponer la desatención médica de las que han sido víctimas en la EPS-Comfacor, cuya más reciente decisión de la Supersalud ordenó su cierre definitivo.

Dioselina Anaya, una mujer de 70 años de edad, dijo que decidió encadenarse porque la EPS se ha negado al traslado de su hijo accidentado y que necesita atención especializada que Comfacor no le brinda.

“Soy campesina, pero conozco mis derechos”, exclamó la mujer, mientras encadenada a las puertas de la EPS- Comfacor reclama el traslado de su hijo a Medellin porque asegura “se lo están dejando morir”.

Por su parte, Danys Arroyo, se manifestó con una pancarta y en un dramático testimonio contó como su pequeña hija no recibe un tratamiento médico especial.

Los reclamos a la EPS-Comfacor se multiplicaron. Todas las denuncias son por desatención médica y negligencia administrativa. José Alberto Rojas Molina, expone el caso de su familiar.

Este medio consultó las directivas y médicos de la EPS, pero se negaron a responder las reclamaciones expresando que “no están autorizados para dar declaraciones”.

Compartir

Compartir

Google+ Pinterest