Por Fenómeno del Niño, el 90% de los ríos de Colombia están más bajos.

La región Caribe es la primera en generar alertas por desabastecimiento de agua. Los ríos de la Orinoquía y del Pacífico, los más afectados.

El ministro de Ambiente, Rocardo Lozano, explicó en días pasados que “casi el 90 por ciento de nuestros ríos están teniendo graves problemas de reducción de niveles en sus caudales”, debido al Fenómeno de El Niño que ya pegó con toda su fuerza en la mayor parte del país.

De acuerdo con Lozano, la característica de este fenómeno es que nos tomó a los Llanos Orientales como una de sus áreas de riesgo”. En ese sentido, los ríos de la Orinoquía, Meta, Arauca y Guaviare experimentan niveles bajos desde hace varias semanas.

Asimismo, el ministro aclaró que los ríos que desembocan primero al Pacífico, especialmente el Cauca, el Chocó, los ríos del Cauca cauce alto, medio y bajo, la cuenca media y alta del Magdalena son los más afectados.

Lozano señaló que el ministerio “ya se encuentra trabajando” en regiones como Santander y la costa Caribe, en donde la falta de lluvias ya generó desabastecimiento en algunas poblaciones. En el país, son 400 los municipios en riesgo alto de desabastecimiento de agua, debido a que la falta de lluvias, trae consigo la pérdida de humedad en las cuencas.

“Esa vulnerabilidad está relacionada con la pérdida de cobertura, de humedad de cuencas porque cuando nos quitan las lluvias las temperaturas se elevan gradualmente”, sostuvo el funcionario.

En diciembre, Yolanda González, Directora del Ideam, señaló que los meses de mayor impacto de El Niño serían enero y febrero, y que se extenderá hasta por lo menos marzo. Y si bien hay que estar alertas, en noviembre, la Organización Meteorológica Mundial (OMM) aseguró este año, El NIño no será tan severo como el registrado entre 2015 y 2016.

Además, el ministro hizo aclaraciones respecto a lo que puede esperarse en la próxima temporada de lluvias, prevista para marzo, abril y mayo. “[El Niño] no quiere decir que no vayan a haber lluvias, sino que no tendrán la misma fuerza porque la temperatura les quitará ese porcentaje. El Niño no inhibe que venga la temporada de lluvias, como la que estábamos teniendo en este instante. La primera predicción nos dice que las lluvias estarían en marzo, sin embargo, El Niño hará que se retrasen hasta finales de abril”, agregó Lozano.

“Se hace un llamado a los colombianos para que ahorren agua y energía pues hay que tener en cuenta que las hidroeléctricas también se verían afectadas si hace falta el agua”, puntualizó el funcionario.

El Espectador 


Compartir

Compartir

Google+ Pinterest