¿Por qué la Corte Suprema de Justicia no quiere oír la verdad del senador Bernardo Elías Vidal?

Por: Toño Sánchez Jr.

Primero lo mandaron para una mazmorra, porque anunció que iba a decir la verdad de cómo fue la repartija y la llegada del dinero de Odebrecht a la campaña presidencial. El Ministro de Justicia, como cualquier delincuente, mintió y se inventó una pelea entre Elías y otro interno, para justificar el cambio de Patio. Los medios de comunicación del ‘interior’ lo secundaron para esparcir su mentirosa especia. Una tutela lo regreso al patio donde estaba, el ERE Sur.

A las pocas semanas, y de manera intempestiva y sorprendente, la Corte Suprema de Justicia le cierra la etapa de investigación, cuando esta normalmente ha demorado de 8 a 13 meses en todos los demás casos de aforados. A Elías Vidal le cierran esta etapa a los tres meses de ser detenido, todo un récord de ‘eficiencia judicial’, en la misma Corte donde hay un cartel de bandidos.

‘Coincidencialmente’ le cierran la investigación cuando había solicitado por escrito a la Corte una ampliación de indagatoria. Allí también pidió que le permitieran contra preguntar a los testigos Federico Gaviria y Otto Bula. La Corte, como todo tramposo, que le da apariencia de legalidad a sus ‘jugadas’, acepta la ampliación de indagatoria pero no lleva ni exige que estén presentes los dos testigos. Situación que era de vital importancia, ya que Federico Gaviria, de manera sorprendente, había cambiado su versión de lo sucedido. Y con la Corte que tenemos en Colombia nada pasa de manera ‘coincidencial’ o ‘casual’.

Aquí en este país la justicia se usa para acabar a tus enemigos políticos y para proteger a los poderosos.

Nos han vendido la idea de que el cartel de los bandidos de la Corte Suprema de Justicia se inició con lo que empezó a declarar Alejandro Lyons Muskus desde Estados Unidos, falso! Eso viene desde muchos años atrás!

Cuando todos los jefes de las llamadas Autodefensas Unidas de Colombia estaban detenidos ya había un tráfico de beneficios jurídicos para quienes hablaran, así no tuvieran pruebas, de determinados personajes de la política en Colombia.

Allí sí que esto de la verdad era un tema más letal. Porque como la Ley de Justicia y Paz exigía decir la verdad, jugaban con este postulado para dar como verdad pura, que no aceptaba prueba en contrario, lo que dijeran los postulados en contra de las víctimas ya escogidas con anterioridad y detenidamente por la Corte Suprema de Justicia. Es por ello que la frase predilecta de aquel magistrado auxiliar Iván Velásquez, cuando terminaba sus visitas intimidatorias a los postulados que estaban en Itagüí y en La Picota en Bogotá era: “No olvide que su órgano de cierre es la Corte Suprema de Justicia”. Y a los que tenían el fantasma de la extradición rondándoles les agregaba: “No olvide que quien tiene la última palabra para su extradición es la Corte Suprema de Justicia”. Si esto no es intimidación o amenaza, ¿qué es entonces?

Estos testimonios se convirtieron en una cuestión de supervivencia. Valía todo.

Los investigadores de la Corte llegaban a estas cárceles y solo tenían que decir: “Hábleme de tal político y le doy estos beneficios…”. Por ejemplo, uno de los tantos políticos de moda, para aquellos tiempos, era Uribe Vélez.

Pero cuando los postulados de Justicia y Paz hablaban de los poderosos que financiaban a las AUC, en seguida les decían: “Otro día nos habla de eso, hoy queremos saber es de fulano de tal”. Y hasta hubo casos en donde los mismos investigadores les facilitaban expedientes a los detenidos para que pudieran ubicar fácticamente, en circunstancias de modo, tiempo y lugar a los que iban a ‘empapelar’, o como dicen en todos los patios de las cárceles de Colombia: “Los que iban a echar pa’lante”. Yo me pregunto: ¿Eso es justicia?

Hoy la estrategia es la misma. Hace unos meses era: “Dígame todo lo que sepa de Bernardo Elías Vidal y Musa Besaile y le doy beneficios o no nos metemos con usted”. Esto no significa que Elías y Besaile sean unos corozos en almíbar.

En estos días la víctima que tienen en la mira es a Armando Benedetti. Aprovecho esta oportunidad para hacer un llamado a todos los detenidos de Colombia que aprovechen esta ganga que está brindando la Corte Suprema de Justicia.

Pero regresemos a la pregunta inicial de esta columna. ¿Por qué la Corte Suprema de justicia no quiere que Bernardo Elías Vidal diga la verdad?

Esto no se trata de defender a Elías Vidal. Ni establecer si es culpable o inocente. Se trata de que este país conozca toda la verdad del caso Odebrecht. (También de Reficar, el túnel de La Línea, el proceso 8.000, la financiación de las AUC, etc…).

¿Por qué la Corte le niega el Principio de Oportunidad a Otto Bula? Debe ser porque no dice lo que la Corte quiere que diga, así no aporte pruebas.

Por qué el abogado Yesid Arocha, quien firmó los contratos ficticios con Otto Bula y Odebrecht, para mover el billete, no está preso? ¿Por qué Otto Bula sí y Arocha no? ¿Será porque Arocha es de la Universidad de los Andes y abogado de poderosos banqueros?

Todos los ministros y funcionarios que han citado a la Corte han dicho que Bernardo Elías no les pidió ni les ofreció nada, entonces ¿cuál es el delito? Otro Cohecho de yo con yo!

Ninguno de los representantes legales de tres empresas (*** Ver parte final), de cuatro, que firmaron y recibieron miles de millones de Odebrecht están presos, solo Gabriel Dumar. Y ninguno de estos está sindicado de lavado de activos, muy a pesar de recibir los dineros; pero a Bernardo Elías Vidal sí le imponen concierto para delinquir por el lavado así no haya prueba alguna. Además que no firmó cheques ni hizo parte de la estructura de estas empresas ni hay prueba de que ayudó a constituirlas.

Yo no soy magistrado de la Corte ni juez ni fiscal ni fiscal delegado ante la Corte ni investigador del CTI; pero como periodista y como ciudadano cordobés me gustaría preguntarle al senador Bernardo Elías lo siguiente:

Qué es lo que usted quiere decir a la Corte Suprema de Justicia en esta ampliación de indagatoria?

Cuál fue su participación y sus actuaciones en el tema Odebrecht?

A usted lo comisionaron para que Odebrecht le diera un dinero para campañas políticas?

Cuáles fueron esas campañas? La primera y segunda campaña presidencial?

Cómo se entregó ese dinero?

Quién ‘bajó’ o cómo se legalizó ese dinero? Participó usted en esta parte que se llama comúnmente ‘bajar’ el dinero?

El presidente Juan Manuel Santos sabía lo que usted estaba haciendo?

Con quién se entendía usted en la campaña presidencial para entregar estos dineros?

Usted ha dicho en declaraciones a la prensa que lo que recibió de Odebrecht fue una donación para la campaña presidencial. Cómo y cuándo se entregó esta donación?

Se le ha escuchado decir que directivos de Odebrecht le afirmaron que esto lo venían haciendo ellos desde hace años en Colombia. Quién se lo dijo? En qué otras campañas sucedió?

El dinero de Odebrecht fue para la campaña presidencial de 2014?

Le entregó usted dinero a Roberto Prieto? Cuánto? Dónde?

Qué apartamentos de Bogotá visitó usted o fue invitado a tratar el tema Odebrecht?

Le entregó usted dinero a Luis Miguel Pico?

Sabía el hoy presidente Juan Manuel Santos de estas ‘donaciones’ de Odebrecht a su campaña presidencial?

Sabe usted de las donaciones de Odebrecht a otros partidos políticos que apoyaron la reelección presidencial, como por ejemplo Cambio Radical y el Partido Liberal Colombiano?

Sabe usted cuál y cómo fue la colaboración de las ministras Cecilia Álvarez y Gina Parody con Odebrecht?

Que sabe usted de contratos suscritos por Gina Parody como ministra con otras empresas brasileñas, pero secundadas por Odebrecht?

Qué sabe usted sobre otros congresistas que hayan recibido dinero de Odebrecht?

Cuánto dinero se mandó desde Córdoba a la campaña presidencial de 2014

Sabe usted si el Vicepresidente Germán Vargas Lleras gestionó o recibió dineros de congresistas de Córdoba para la campaña presidencial de Juan Manuel Santos? Cuánto? En qué finca o sitio se entregó?

En fin, son algunos interrogantes que cualquier cordobés o colombiano quisiera hacer, con mayor razón la Corte Suprema de Justicia, para aclarar de una vez por todas el caso Odebrecht, y así establecer el grado de responsabilidad de este congresista. Al cual quieren mostrar con el descomunal poder de mover todo el Estado, por encima del Poder Ejecutivo y Poder Legislativo.

Lo reitero, el gran error del senador cordobés fue meterse en un negocio propio de presidentes, superministros, ministros y poderosos banqueros. Esto fue demasiado irrespeto, el de un provinciano, haberse metido en semejante nido de gigantes ratas.

@tonsanjr

Pero resulta que hay una empresa llamada PRESOAM con la cual presuntamente Odebrecht realiza otro contrato ficticio que tenía como fin pagarle a toda la gente de la ANI (mandos medios que ‘movían’ la ‘jugada’). Lo contratado con esta empresa es aproximadamente 6 mil millones de pesos para repartirse entre la ‘perrera’.

Aparece otro contrato con RGQ Logistic Soluciones Integrales SAS, por valor de más de 3 mil millones de pesos. La cuestión es que todo mundo en Bogotá sabe, menos la Fiscalía, que esta empresa es manejada por interpuesta persona, pero que en realidad es de Esteban Moreno. El personaje que señalan de manejarle todo a Simón Gaviria, quien fue Director del Departamento Nacional de Planeación Nacional, DNP. Y jamás olviden que la adición de la Ruta del Sol II, NECESITABA!!!, del visto bueno, del chulo, del OK, del director del DNP. Y yo he aprendido que cuando se trata de dar este tipo de aprobaciones los cachacos de Bogotá no firman nada gratis. Debemos recordar que este es el hijo del expresidente y director del Partido Liberal, César Gaviria… quien hará sentir esa consanguinidad y mando más adelante.

Y el otro contrato de Odebrecht es con Inversiones Torrosa (Javier Torres), por valor de más de 9 mil millones de pesos. Que presuntamente también podría haber sido para beneficiar la campaña presidencial de Santos.

No hay que olvidar que Javier Torres es el ‘duro’ de los Char en Barranquilla.

Entonces cómo funcionaba la triada de Odebrecht: SION era del Partido de La U. RGQ Logistic, del Partido Liberal Colombiano. Inversiones Torrosa, era del Partido Cambio Radical. Esto concluyo yo, a lo mejor esto es una locura mía.

Compartir

Google+ Pinterest

Leave a Reply