Qué van a decir ahora mis lapidadoras y lapidadores

Por: Toño Sánchez Jr.

No me cabe duda de que estamos ante un tenebroso Estado Corporativo [Colombia], controlado y manejado por una camarilla de implacables banqueros, empresarios y comerciantes que han cooptado al Estado y al país, y que al mejor estilo de Vladimir Putin y del Rey de Arabia Saudita, que envenenan a espías en países ‘amigos’ y asesinan a periodistas en embajadas de países ‘aliados’; ahora en Colombia, envenenan a testigos del Caso Odebrecht.

Antes de continuar, debe quedar en claro, que al parecer, o mejor, nos hacen parecer, que el único Hemisferio donde Odebrecht hizo ‘negocios lícitos’ fue donde se ubica Colombia. Como también es el único país donde no hay presos poderosos por el caso Odebrecht, sino envenenados.

Me di a la tarea de monitorear los medios de comunicación del interior de Colombia, Bogotá, el día miércoles 14 de noviembre de 2018, en especial El Tiempo.

Arrancó con una nota sobre el envenenamiento a la derecha de su página web, pero a dos columnas.

Permítanme una vieja explicación.

Cuando yo estudié periodismo me enseñaron algo obvio, pero que para titular en periodismo escrito es vital, que uno lee de derecha a izquierda. Esto quiere decir, que si tú quieres influir en el subconsciente del lector, lo debes sorprender con un titular que arranque desde la izquierda y en grande.

Por eso los periódicos del interior del país manejan seis columnas en sus periódicos físicos, como también lo hacen en sus plataformas de Internet, seis columnas. Eso tiene una PODEROSA CONNOTACIÓN. Que la usaron el miércoles 14 de noviembre de 2018, y se le puede llamar lenguaje subliminal. Pero ya vamos para allá.

Entremos al tema. Resulta que alguien da una entrevista póstuma y después muere un hijo envenenado. Se pueden imaginar cómo hubiese sido el manejo de estos medios del ‘interior’ si el implicado fuera, por ejemplo, Bernardo Elías Vidal u otro cordobés. ¿El manejo de la información, del periodismo bogotano, hubiese sido tan respetuoso y reservado? Esta ‘selectividad periodística’, lo mismo que la ‘selectividad judicial’ es la que tiene acabado a este país.

Yo no entiendo como toda esa gente metida en esto de Odebrecht pueden dormir tranquilas, incluidos los directores de  medios y periodistas encargados de ‘apagar’ toda la información que se genera desde ese tenebroso caso llamado Odebrecht. Al punto que emisoras en FM y diarios, arrodillados del poder, han quedado trastabillado.

En África, en Latinoamérica, con excepción en Bogotá, Odebrecht dejó fue billete, tula de dólares, pero acá dejó fue cianuro o arsénico. Y yo que creía que Agatha Christie había pasado de moda.

Pero sigamos.

Les decía que titular en periodismo escrito tiene su ventaja, más si lo que buscas es ‘apagar’ un escándalo que perjudica a tus jefes y protegidos del poder central.

Hacía muchos días que se había publicado que el exmagistrado Jorge Pretelt lo iban a investigar por otra tutela seleccionada. Es un mero anuncio. Bueno, El Tiempo vino y desempolvó esa insulsa noticia y la convirtió en un inmenso titular a cuatro columnas, y al lado, a dos columnas, y casi escondida el caso del envenenamiento del caso Odebrecht. Con la tutela de Pretelt, que apenas se está investigando, no ha habido envenenados ni se ha movido el billete de coimas tan descomunal como el de Odebrecht.

Esto es lo que se llama esconderse donde todos te vean. Esconder un escándalo con otro escándalo. Y como el apellido Pretelt vende, fue el más indicado para ser seleccionado. Como dicen los que andan en estos torcidos caminos “le elevaron el perfil” para poder tapar todo lo de Odebrecht.

Y aprovecho para decir que a Jorge Pretelt la justicia los esta es cazando. Esto es una ‘cacería judicial’.

Lo de Pretelt es una tutela que está en investigación. Que si es responsable o no, eso debe resolverlo un tribunal con unos magistrados.

Pero lo de Odebrecht TIENE DOS MUERTOS, uno DEMOSTRADO POR ENVENENAMIENTO!!! Pero esto no es suficiente y no merece un gran despliegue informativo. Parece que en algunos medios del ‘interior’ tiene más olfato periodístico un perro de cerámica.

No me cabe duda de que estamos ante algunos medios de comunicación corporativos, que están allí, no para ejercer periodismo de verdad, sino para defender intereses de poderosas empresas.

Que si eso ¿está bien o no? Lo que sí creo es que deben decir públicamente qué intereses defienden y ya los lectores, televidentes o escuchas decidirán si los leen, ven u oyen.

Este país se convirtió en una cueva de intereses.

Donde todos estos poderosos han convertido al Estado en un ‘negocio’ que favorece a unos pocos.

Y cuando tú cooptas al Estado para volverlo tu ventorrillo, ¿eso no es corrupción?

¿Y quiénes son los que se han cooptado al Estado? ¿Los sahagunenses? ¿Los cordobeses?

¿Entonces dónde están los grandes corruptos de Colombia?

—//—

Para Que Conste. Quiero resaltar el logro en Educación de los colegios del Municipio de Montería, en las Pruebas Saber. Esto es para estar felices. Nuestra redención está en una buena educación. Siempre cuestioné que no se invertía como se debía en este sector, pero hoy sea el momento, para expresar gratitud a toda esta Administración, docentes y auxiliares de todos esos públicos colegios. No pueden bajarse de ese peldaño al que han llegado, hay que seguir subiendo.

Para Que Conste. Yo he aprendido con la vida que la ‘Prueba Reina’ para saber si tienes ‘inoculado’ el terrible virus del resentimiento, es cuando te emputas y te da de todo por el triunfo, logro o éxito de otra persona. Y lo del Alcalde de Montería, Marcos Daniel Pineda García, que estuvo como conferencista invitado en Barcelona, España, al Smart City, es un logro para resaltar. Y el hacer un elogio por eso desató toda una pandemia. Yo no sabía que tanta gente tuviera ese virus. Y si supieran que uno de los secretos de la vida, para que te vaya muy bien, es celebrar los triunfos de los demás. Yo celebro hasta los éxitos de mis adversarios o enemigos. Expresa Gratitud y verás milagros al instante en tu vida. Pero con resentimiento en tu alma, jamás los verás.

Y Todo Está Bien!

Compartir

Compartir

Google+ Pinterest