¿Quién ha dicho que Iván Duque quiere a Córdoba?

Las EPS están obligadas a atender por Ley. ¿Pero esa misma Ley las obliga a quebrarse?”.

Por: Toño Sánchez Jr.

No he visto valla más humillante para Córdoba que la que puso la concesión del aeropuerto Los Garzones de Montería, en donde se trata de decir que Duque es amigo de los cordobeses. Lo correcto debería ser: ‘que es llave de algunos monterianos… y de los dueños de esa concesión. Me refiero a los primeros dueños, a quienes les dieron ese ‘regalito’. 

Resumamos la semana.

Llega el Superintendente de Salud, Fabio Aristizabal, cuota del padrino de Duque, Álvaro Uribe Vélez. Ahora no me vayan a crucificar los de esta secta por utilizar la castiza palabra ‘Padrino’. Bueno, sigamos, Aristizabal en una reunión da a entender que todos los dueños de IPS, hospitales, clínicas y todo lo que tenga que ver con el sector salud en Córdoba es corrupto. No aporta prueba alguna de eso, de que TODOS son bandidos. Y cierra su diatriba con que va a liquidar, ‘cueste lo que cueste’, a Comfacor, Emdisalud y Salud Vida,  esto que está entre comillas sencillas, es cosecha mía, pero para darle una connotación posterior. Estamos hablando de más de un millón de usuarios. Que en el mercado del inframundo de la corrupción los pagaban en 2018 a 15 mil pesos cada uno. Ya explicaré esto.

Dijo que las deudas de Comfacor se dispararon, pero ‘se le olvidó’ decir qué Superintendencia la maneja desde hace dos años.

Dio a entender que aquí los escándalos de la corrupción eran el pan de cada día. Y que la Gobernación no ayudaba.

Horas después, se seca el sudor, y sale a los medios de comunicación. Pone su mejor pose y pontifica la siguiente verdad revelada: “En Córdoba han abusado de los recursos de la salud. Y esto no puede seguir”. Después agregó, algo como que vienen “grandes medidas”. Esto sí es  novedoso, ya que cambia el sonsonete que venía del pasado Siglo: “Vamos a tomar drásticas medidas, la justicia actuará y llegaremos hasta las últimas consecuencias”.

Con respecto al Hospital San Jerónimo ‘se le olvidó’ también decir que se lo han venido robando desde hace decenas de años los políticos que han respaldado a su presidente… y a otros.

Muy a pesar que era de conocimiento público, no dijo nada de la Dama Isaura Hernández Pretelt, Gerente del Hospital San jerónimo de Montería, que  firmó en un día 485 contratos por más de 21 un mil millones de pesos, comprometiendo en más del 40 % el presupuesto del 2019. Y también se le volvió a ‘olvidar’ decir dónde estaba la Supersalud cuando se estaban asaltando este legendario y amado hospital de Córdoba.

Un paréntesis aquí. Yo quisiera saber cuál fue el ortopedista y fisioterapeuta que estuvo al lado de esta gerente cuando firmó esos 485 contratos en un día. Porque era cada 20 segundos que estaba firmando un contrato!!! Esa Dama necesitaba de una asistencia especial para su mano. Y también me gustaría conocer la marca del lapicero, que no falló un trazo. Bueno, esto ya es más personal, saber el medicamento o la sustancia que consumieron para mantenerse 24 horas imprimiendo hojas y firmando. Cierro el paréntesis.

El otro pedazo de la semana.

Este tiene que ver con que ya hay COMBATES en el municipio de Montería con bandas al margen de la ley. Ni el EPL ni las Farc se atrevieron a tanto y cuando tenían el poder de hacerlo. Lo máximo a donde se acercaron fue al Puente de Betancí, en la vía a Tierralta, cuando asesinaron al Coronel Díaz del Ejército Nacional. 

Esta es la terrible REALIDAD de Córdoba. Le guste o no, a Uribe, Duque y su secta.

Ahora sí ‘Vamos Pa’ Encima’, como dijo ese gran cantante de salsa Frankie Ruiz.

El problema de la salud en Córdoba es el más conocido en todo el territorio nacional, más que el del narcotráfico y lavado de activos. Nadie tiene porque venir, a estar tierras a repetirlo. Además, que la tal comisión de empalme de Iván Duque, la más seguida y publicitada por todos los medios de comunicación del ‘interior’, fue casi que una ‘comisión de notables’.

¿Esto qué quiere decir? ¡Que sabían todo lo que pasaba en Córdoba! Y quién o no del Centro Democrático hacía parte del ‘queso’.

Es cierto. Aquí hubo un contubernio para robarse la salud. Se descubrió. Hay gente presa y otros con detención domiciliaria. Por lo que se presume que los que orquestaron este saqueo están ‘fuera de circulación’. Pero el Superintendente de Salud, Fabio Aristizábal, da entender que por todos esos escándalos la situación para todas las IPS y clínicas TIENE que ser difícil.

Yo le hago una PÚBLICA pregunta a Fabio Aristizábal: ¿Tú tienes pruebas de que TODAS las IPS y CLÍNICAS de CÓRDOBA son CORRUPTAS? 

¿Por qué no las aportas?

¿Por qué no las cierra?

¿Por qué no las has denunciado?

Mira, si las tienes, hazle un gran favor a este Departamento y a esta sociedad: DENUNCIA!

Si no las tienes, entonces ordena el pago a las IPS y Clínicas cuyas cuentas han sido debidamente auditadas y glosadas. 

No seas irresponsable, aprende a separar el trigo de la paja. Claro que en Córdoba han existido graves casos de corrupción en la salud. Pero eso no es motivo para que condenes a la ruina a honestas empresas de la salud en Córdoba y Montería.

En la Supersalud hay bandidos. Acaban de mandar a la cárcel antes de ayer a una gente que era el enlace para no intervenir entidades. Hay superintendentes investigados. Te pregunto: ¿Eso los hace a TODOS ustedes BANDIDOS, incluido tú?

Te voy a contar esta historia.

Resulta que en 2016 la Superintendencia de Salud iba a liquidar la EPS Comfacor. La misma época en que liquidaron Manexca.

¿Y por qué la iban a liquidar?

Porque una empleada de Comfacor, llamada Luz Elena González, dejó de ser amiga del director que la respaldó por siempre. Entonces se fue para donde un jefe político de Córdoba y le llevó unos acomodados documentos, que este jefe político llevó, por influencia política, a la Supersalud.

Todo estaba listo para la intervención de la Supersalud a Comfacor. 

Aquí hay un detalle. A Comfacor la vigilan DOS Superintendencias: La Supersubsidio y la Supersalud.

Qué pasaba si la liquidaba PRIMERO la Supersalud? Me refiero a la EPS Comfacor. Que acababa a la Caja de Compensación de Subsidio Familiar de Córdoba – Comfacor. Porque cogía su patrimonio para responder.

Resulta que en Bogotá hay una reunión sobre este tema. Y esto llega a oídos de Gricelda Restrepo, en ese momento Superintendente de Subsidio Familiar y cuota de Juan Fernando Cristo, Ministro del Interior. Estamos hablando del Partido Liberal Colombiano, por donde han pasado los prohombres ‘más blancos que la nieve’ de Colombia.

Entonces, Gricelda, en una jugada maestra, da un ‘golpe de mano’. Se le adelanta a la Supersalud y la interviene esa misma noche. Como en la mafia, antes de que tú me mates, te mato yo. 

Y como Comfacor tiene un solo NIT, para la Caja y para la EPS, coronó. Sacó del partido a la Supersalud y se despacharon Comfacor. Con el BENEPLÁCITO, con o sin billete, de la Supersalud. 

Yo lo tengo claro. En Colombia, para robarse la salud: TIENES que tener el respaldo de la Superintendencia de la Salud y del Ministerio de la Salud. Y cuando es una Caja de Compensación, la de Supersubsidio. 

Sigamos. ¿Están viendo cómo se manejó ‘la jugada’? Pero no fue para salvar a Comfacor. Fue para asaltársela los cachacos, al amparo de la mala fama de los cordobeses. Con esta fama que tenemos, quien va a imaginarse que estos ‘señores’ y estas ‘señoras’ del interior, que también toca decirles doctor y doctora, se estaban robando a Comfacor.

¿Recuerdan a Gricelda? Entonces a Gricelda la premian, y se va a ser Ministra del Trabajo, por lo que tiene que soltar, lo que en el Sinú llaman, ‘la teta’, de la Supersubsidio. Y ahora sí entra la facción (Como le dicen a los diferentes grupos terroristas en el Medio Oriente)  del Partido Liberal en Córdoba a Comfacor. Y como dicen en mi amado barrio Sucre de Montería: ‘La Ma’e el último’. Y comenzó otro REINADO. ¿Y dónde estaba su Superintendencia de Salud, ‘Doctor’ Aristizábal?

¿Cómo se llamaría esto que te acabo de escribir?

¿Quiénes son los bandidos entonces? ¿Los cordobeses? ¿Únicamente los cordobeses?

Ahora sí, continuemos.

Comfacor, Emdisalud y Salud Vida tienen a más de un millón de usuarios. Han sido los usuarios, desde dos años, el BOTÍN de guerra más apetecido de los Supersalud.

¿Y por qué? No me creas, pero se afirma, en el inframundo de la corrupción, que cada usuario de esos vale 15 mil pesos. Que pagaría cualquier otra EPS que quiera crecer o tener más usuarios. No te puedo dar la cifra, porque la calculadora que tiene mi hijo no llega a tantos ceros.

También aseguran, que desde la Supersalud, tienen un ‘Plan Z’, que ‘no dejará duda de nuestra transparencia’, para quedarse con esos usuarios y vendérselos a otras EPS.

Ustedes sí pueden pensar, en términos de corrupción, de los cordobeses los que les venga en gana. ¿Cierto? 

¿Y por qué yo no de ustedes?

Por qué no me respondes esta pregunta: Ustedes PODRÍAN supervisar (A posteriori, no sé si antes) los giros directos para los pagos a IPS y Clínicas, si tu empresa es la que vigila, ¿por qué no lo hacen?

Otra pregunta.

Si la entidad que diriges hubiese hecho BIEN su trabajo de VIGILANCIA y CONTROL, el llamado Cartel de la Hemofilia, y otros, ¿hubiesen existido?

Vamos a dejar de ser hipócritas y cambiemos esto.

Yo no soy tu enemigo ni adversario. Yo quiero que todo esto cambie para bien de todos los cordobeses. Pero pareciera que ustedes quisieran que esto siguiera, para ampararse en los cordobeses y todos crean que somos nosotros los únicos corruptos.

Para mí, pero para mí, el mejor cargo público de Colombia, hoy en día, es ser Supersalud, mejor que ser Embajador en Washington y en Londres. Y esto es mucho decir.

A no ser que tú me demuestres lo contrario. Pero ya las cartas están echadas. Y ustedes se quedaron con los Jolys.

Para terminar con este tema, solo te concluyo, que no tengo clínicas, no tengo IPS, ni familiares míos, creo yo, trabajando en esas empresas. 

Ahora pasemos a otro tema, el de la violencia. 

El de las bandas, bacrim, clanes, grupos al margen de la ley, oficinas, bandoleros, delincuentes y demás pomposos nombres con lo que le gusta bautizar al Estado colombiano a los fenómenos de violencia en Córdoba y Colombia.

Para mí no es un secreto que el Estado colombiano tiene como estrategia, que ciertos fenómeno de violencia se QUEDEN en ciertas REGIONES para que la economía del país se ‘desarrolle’. 

Este es el caso de la violencia en Córdoba.

¿Por qué no se va de Córdoba la violencia? Y hemos tenido presidentes supuestamente ‘guerreristas’ y que dicen ‘amar a Córdoba’.

Por ejemplo, ¿por qué a finales de los noventa y principios del 2000 todos los laboratorios de cocaína los sacaron del Oriente Antioqueño y los echaron para el Bajo Cauca, Urabá y Córdoba?

¡Se hizo de una manera perfecta!

No hubo necesidad de ninguna ‘Operación Anaconda’ ni vainas de esas. No se lanzó un solo tiro ni se dañó un solo horno microondas ni se perdió un solo kilo de permanganato de potasio.

Bueno, pero pueden ser vainas de uno… imaginaciones… o locuras… y yo no soy del todo cuerdo.

Pero ¿por qué en Córdoba, en especial, Tierralta, Valencia, Ayapel, Montelíbano, Puerto Libertador y ahora Uré, NUNCA se ha ido la violencia si tenemos las mejores FUERZAS MILITARES? ¿Y los mejores presidentes y expresidentes amigos de Córdoba? Es una pregunta, más no una sindicación.

No me vengan ahora con determinismos irrespetuosos.

El mayor número de homicidios en Córdoba fue en los últimos años de Álvaro Uribe como Presidente. Está registrado en un Observatorio del Crimen que se creó para ese momento. No me extrañaría que hoy haya desaparecido.

Recuerdo que hubo una Parada Militar en la Avenida Primera de Montería, entre la calle 31 y 32. Y llegó el más imbécil Ministro de Defensa de Colombia que yo, lo reitero, que yo, haya visto, Rodrigo Rivera Salazar. Ese tipo llega y le dan la palabra: ¿Saben lo que dijo en un momento de su discurso?

Palabras más, palabras menos: a los violentos les llegó el Ejército de Colombia, ‘nadie podrá defenderlos’.

Yo pensé: ‘no joda, El Chavo’.

Me fui enseguida. La Gobernadora era Marta Sáenz Correa.

Todavía en la Casa de Nariño recuerdan todo lo que dijo esta gobernadora de ese ‘Ministro’.

Eso ha sido Córdoba para esos del ‘interior’ en términos de violencia. Vamos a mandarle una tropa y después se desaparecen.

Porque en REALIDAD desde el ‘interior’ buscan que esos fenómenos de violencia se QUEDEN en estas REGIONES para que no se DESPLACEN a OTRAS… a las de ellos… o a las donde tienen sus inversiones.

Estas OTRAS es donde están las zonas productivas de este país, en donde se produce el mayor índice del Producto Interno Bruto. 

El Ejército de Colombia siempre ha estado para defender el Oleoducto (El Tubo), los pozos, Ecopetrol (Refinerías), empresas de Ardila Lule, Santodomingo y Sarmiento Angulo. El resto de colombianos que se defienda como pueda o que aprenda a sobrevivir con esos fenómenos de violencia.

Por eso es que Iván Duque, jamás va a preferir que el fenómeno del narcotráfico se le mueva a su tierra. Es mejor, ‘CONTROLARLO’ en Córdoba. 

Y mientras en Córdoba se sacian dejándonos en manos de la violencia y sindicándonos de que todos nos robamos la salud, en otras regiones hacen cosas peores, pero nadie dice nada; porque hay que quedarse con quedarse con el perro que tiene la sarna, para poder echarle la culpa a alguien de los males. 

Uribe y Duque me hacen acordar a esos tipos ricos que se casan con la única hija hermosa del tipo pobre del pueblo. Entonces empiezan a dar trabajo de jornaleros a todos en la comarca. Pero el marido sale y se lleva a otras niñas también; la esposa quiere reclamar, pero hasta el mismo papá y mamá, le dicen: ¿Nena, usted va a acabar con la vida de todas estas familias del pueblo? Y le toca aguantarse. Y eso es ser una buena esposa.

¿Somos nosotros unos buenos cordobeses?

Compartir

Compartir

Google+ Pinterest