Teletaxi, una carrera peligrosa.

Son los primeros que se quejan, protestan y hasta hacen paros, pero a la hora de cumplir con sus obligaciones de transportar pasajeros que PAGAN el servicio, se convierten en los más afanados, ruines, despreciables, groseros y abusadores.

Me refiero a una buena parte de los conductores de taxis en la ciudad de Montería que todos los días tienen reclamos ciudadanos, pero el de esta madrugada es una de las más grandes irresponsabilidades conocidas, hasta ahora, gracias a la denuncia que nos hizo llegar con evidencias una angustiosa madre.

Resulta que sobre las 5:30am de la mañana de este jueves 18 de octubre, la señora, cuyo nombre mantenemos en reserva, solicitó vía whatsapp el servicio de taxi a la empresa Teletaxi, para que le transportaran a sus dos hijos, hombre y mujer, menores de edad ambos, al colegio.

Confiada de haber hecho lo correcto, el taxi recoge los niños y a mitad de la carrera les pide que se bajen del vehículo porque se estaba pinchando, y sin solicitar y esperar el remplazo del móvil, se fue y los abandonó en la calle.

Los niños, con dinero de su merienda, buscan una panadería y logran desde allí llamar a su mamá, le explican lo ocurrido y osadamente y sin medir peligro, toman un taxi en la calle para llegar a su destino.

La reacción de la madre no se hizo esperar, al confirmar que sus hijos por fortuna llegaron bien al colegio, de forma respetuosa le hizo el reclamo a la empresa Teletaxi, por la misma vía por donde solicitó el servicio.

La respuesta de la empresa fue “Sí el error estuvo en no avisarnos. Disculpe ya se le hace el llamado de atención al conductor”. ¿Llamado de atención?, ¿esa es la forma irresponsable de esta empresa de cumplir con su obligación de transportar seguros a sus pasajeros?.

Después los oyes y los ven en los programas noticiosos y en redes sociales reprochando la vulneración de derechos de los niños. Hipócritas!!!,

Cuando la queja trasciende a través de nuestras redes sociales el gerente de la empresa Teletaxi, Juan Diego Ochoa, tomó cartas en el asunto, identificó al conductor, lo suspendieron y obligó al conductor a regresar a la vivienda donde tomó el servicio para pedir disculpas y reconocer el error. Eso ocurrió, nos dijo la denunciante.

Esto no puede volver a ocurrir, si al conductor de una empresa de taxis, solicitado por los canales oficiales, le entregan dos menores de edad para transportarlos, es su responsabilidad esos niños hasta que lleguen a su destino. En este caso debió llamar a la empresa, reportar su problema mecánico y solicitar un móvil que cumpliera con la carrera, no dejarlos en la calle.

Una de las fotos que comparto con ustedes deja la evidencia del problema, el reclamo y la respuesta inicial de la empresa.

Compartir

Google+ Pinterest