Tres colombianos, con la mira puesta en postemporada

Adrián Sánchez, de los Nacionales de Washington, logró el tiquete para jugar en octubre. Giovanny Urshela, con los Indios de Cleveland, y José Quintana, con los Cachorros de Chicago, se acercan a “tierra prometida”.

Se fueron 142 días de temporada regular en el béisbol de las Grandes Ligas en un abrir y cerrar de ojos. Fue un suspiro del que solo sobreviven 18 novenas, de las cuales 17 están luchando codo a codo por nueve cupos a la postemporada. Una ya tiene su tiquete asegurado: los Nacionales de Washington, y a bordo está el colombo-venezolano Adrián Sánchez. Octubre está a la vuelta de la esquina. La concentración y la eficacia son vitales, la campaña entra en una zona en la que los errores y los despistes pueden dejar a cualquiera por fuera de carrera. En 20 días se conocerán los seis campeones de división y los cuatro comodines que comenzarán la disputa por llegar a la Serie Mundial.

Como ha sido inusual en los últimos cuatro años, los dos equipos que disputaron el Clásico de Otoño del año anterior están cerca de lograr su tiquete a postemporada. Los Indios de Cleveland superan por 13 partidos a los Mellizos de Minnesota en la división central de la Liga Americana, mientras que los Cachorros de Chicago están en lo más alto del centro de la Liga Nacional con dos juegos sobre los Cerveceros de Milwaukee y los Cardenales de San Luis. Estas dos escuadras cuentan con dos colombianos en sus filas: Giovanny Urshela y José Quintana, respectivamente. “Estos jugadores están aportando mucho para que sus equipos lleguen a postemporada”, dijo Luis Felipe Urueta, mánager de la selección de Colombia de béisbol en el Clásico Mundial.

Han pasado siete años desde que dos peloteros nacidos en el país estuvieron presentes en los partidos de octubre. En 2010 lo hicieron Orlando Cabrera con los Rojos de Cincinnati y Édgar Rentería con los Gigantes de San Francisco. Este último terminó siendo el héroe en la Serie Mundial de esa temporada, guiando a la novena de la bahía a su primer título en 56 años. Desde entonces, únicamente Julio Teherán logró avanzar a postemporada, en 2013 con los Bravos de Atlanta.

Pero 2017 parece ser la campaña de repunte para los jugadores colombianos. Hasta la fecha, seis peloteros nacionales han visto acción en diferentes novenas de la MLB (Julio Teherán, José Quintana, Giovanny Urshela, Jorge Alfaro, Ernesto Frieri y Dayán Díaz), además se suman las actuaciones de Adrián Sánchez y Wilson Cuevas, venezolanos con nacionalidad colombiana, que representaron al país en el Clásico Mundial de Béisbol que se disputó en marzo.

En su primera experiencia en las mayores, Sánchez ha tenido una presentación notable con los Nacionales. Cuando Dusty Baker, mánager del equipo, necesitó del campocorto, respondió. En 56 turnos al bate ha conectado 16 imparables, presenta un promedio de .286 con ocho carreras impulsadas. “Es un pelotero con muchas cualidades, rápido de manos y con buen manejo del bate”, dijo Urueta. El colombo-venezolano podría jugar en postemporada, si así lo requiere Baker. De esta manera, Colombia contaría con tres peloteros jugando en octubre, algo que nunca ha ocurrido.

Urueta, que este año se convertirá en el primer mánager colombiano en dirigir en República Dominicana (Tigres del Licey), destaca la temporada de los jugadores que este año debutaron: Jorge Alfaro y Giovanny Urshela, dos prospectos que llegaron para fortalecer a los Phillies de Filadelfia y a los Indios de Cleveland, respectivamente. También habló de los lanzadores, que este año fueron cinco. “No ha sido un año fácil para Julio Teherán y José Quintana. Se encontraban en equipos que no competían a buen nivel y lamentablemente la ofensiva no les ayudaba mucho”, resaltó. Los números de Teherán son positivos antes del juego de hoy contra los Nacionales: ha lanzado 162,1 entradas, lo que demuestra su consistencia. Y lo mismo sucede con José Quintana, quien antes del encuentro de hoy contra los Mets, tiene la misma cantidad de innings lanzados que el cartagenero y se acerca por quinto año consecutivo a las 200 entradas por temporada.

Todas estas presentaciones sirven como trampolín para los jóvenes en el país. “Creo que lo que la juventud ve se queda grabado y sirve como motivación para que muchos niños se inclinen por este deporte y ayuden a potenciar el juego. Además, para que los scouts se enfoquen en el béisbol en Colombia y que los equipos de Grandes Ligas se den cuenta de que los jugadores colombianos tienen talento”, finalizó Urueta.

Tomado de El Espectador –

Compartir

Google+ Pinterest

Leave a Reply